Los vestidos que marcaron a la pantalla grande

Algunos hermosos, otros emblemáticos, provocativos o escandalosos. Conoce los vestidos que marcaron la pantalla grande y ¡nuestras vidas!

1. The seven year itch (1955)

Es uno de los más famosos que existen hasta la fecha. Fue diseñado por William Travilla para The Girl (Marilyn Monroe) y por él recibió un amplio reconocimiento -aunque lo haya detestado tiempo más tarde-. ¿Y cómo no clavarse en la memoria al haber sido parte de la escena en la que la brisa del metro hace de las suyas? En 2011, el vestido se vendió por la “módica” cantidad de 5.6 millones de dólares.

2. Breakfast at Tiffany’s (1961)

Hubert de Givenchy fue el responsable de diseñar el little black dress de Holly Golightly (Audrey Hepburn) que aparece al principio de la película. Aunque el original sufrió una intervención por ser demasiado revelador para lo que buscaba la producción, no perdió su encanto y hoy es considerado uno de los más icónicos en la historia del cine. Lo chic en su máxima expresión.

3. Who framed Roger Rabbit (1988)

Este vestido grita “femme fatale” no solo por el color de la pasión sino por el corte asirenado y la profunda abertura en la parte inferior para mostrar “mucha pierna” (lo sentimos, Angelina, Jessica Rabbit lo hizo primero). Su popularidad fue tal que es posible encontrarlo en diversos catálogos de tiendas de disfraces… por los siglos de los siglos. Parece que nunca pasará de moda, pregúntenle a Heid Klum, quien lo lució en su fiesta de Halloween en 2015.

4. Pretty Woman (1990)

No solo las over the knee boots de Vivian Ward (Julia Roberts) causaron revuelo, también el vestido rojo con guantes blancos que usó para asistir a la ópera. Después de un “proceso de refinamiento social”, la mujer bonita ponía la cereza del pastel con una apariencia sofisticada, sexy -por sus hombros al descubierto- cortesía de Nino Ceruti, causando un fuerte impacto en la crema y nata de la sociedad.

5. Beauty and the beast (1991)

“La que de amarillo se viste, en su belleza confía”. Desde siempre se había pensado que era un color difícil de llevar y fue justo un personaje animado el que tuvo el valor para hacerlo –por supuesto, con la ventaja de su agraciado físico-. Bella no solo cautivó el corazón de Bestia sino el de muchas espectadoras, tanto así que Disney comenzó a vender en sus tiendas una versión para las más pequeñas.

 

Give love a twirl. 💛@EmmaWatson is Belle in #BeautyAndTheBeast, now playing.

A post shared by Disney (@disney) on

6. Basic instinct (1992)

Definitivamente la atemporalidad es su característica más fuerte, aunque por otro lado, la sorpresa reside en que el blanco nunca se había asociado con una personalidad tan perturbadora como la de Catherine Tramell (Sharon Stone). Durante toda la escena del interrogatorio, el protagonista es sin duda el minimalista, elegante y corto vestido… hasta que llega “aquel” polémico momento.

7. How to lose a guy in 10 days (2003)

Pasó más de una década para que otra mujer se atreviera a usar el amarillo. Ella fue Andie Anderson (Kate Hudson). Deslumbrante en un modelo satinado sencillo y classy que muchas féminas utilizaron como referente con sus modistas para graduaciones o bodas: “Quiero algo así”. Si se hubiera realizado una subasta por él, no cabe duda de la puja bastante reñida.

8. The devil wears Prada (2006)

En una historia en la que la moda es una de las protagonistas, bien pudo darse una lucha de outfits. Sin embargo, a pesar de su amplio catálogo, definitivamente el que jamás podrá ser olvidado por el público es el que James Holt (Daniel Sunjata) diseñó en exclusiva para Miranda Priestly (Meryl Streep). La mueca que la “dragon lady/ice queen” hace al verlo es memorable. ¿Y es que a quién se le ocurre ponerle semejante moño?

9. Sex and the city (2008)

Cuántos aciertos e infortunios en el historial de Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker), tanto de amores como de looks. Si bien la fashionista escritora tuvo la oportunidad de posar para la lente de Vogue con seis diferentes creaciones de Vera Wang, Christian Lacroix, Lanvin, Dior, Oscar de la Renta y Viviene Westwood, todos los fans quedaron en shock –no solo por ver al pájaro en su cabeza como tocado- y decepcionados por la incómoda y menos favorecedora opción de todas.

10. The hunger games: Mockingjay - part 1 (2014)

Sí, Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) tuvo su ‘Catching fire’, pero en realidad le hizo honor al nombre en la tercera entrega de la exitosa franquicia cuando le “prendió fuego” a su vestido (una de sus cualidades). El traje de combate fue su antecesor, pero este atuendo consolidó a las llamas y al sinsajo como su sello de representación. En la escena, el soso vestido se incendia para convertirse en otro más serio, que además, por incongruente que parezca, incluye alas.