Los mandamientos de las redes sociales según las celebrities

(Y los ejemplos de cómo ellas los han incumplido uno a uno y han sufrido devastadoras consecuencias)

Cuando Moisés leyó los diez mandamientos a su pueblo éste debió quedar absolutamente fascinado. Su guía espiritual subido al monte Sinaí enumerando con voz profunda el decálogo de su Dios grabado en unas tablas de piedra. Debió de ser impactante, pero ¿por qué nadie le ha hecho ni caso a lo largo de la historia? Muy sencillo: Moisés no puso ejemplos sobre cómo llevar a la práctica esos mandamientos. Y, sobre todo, no lo hizo con celebrities.

En aras de una convivencia pacífica de la humanidad hemos elaborado 10 mandamientos que debes seguir a rajatabla para ser un beato fiel del Dios que rige nuestra sociedad actual: las redes sociales.

¡Cuidado! Si no lo haces, la penitencia podría ser terrible: el unfollow de tus seguidores.

1. No intentarás hacerte el gracioso
Recuerda que las redes sociales son un espacio en el que mucha gente puede leerte y no entender tu sentido del humor o, incluso, puede que les parezcas deleznable.

La exlider de La Oreja de Van Gogh, Amaia Montero, tuvo la idea de bromear con el comportamiento de las mujeres y de cómo estas dicen no cuando quieren decir sí.... Suponemos que Amaia no era consciente de que uno de los emblemas para denunciar las agresiones sexuales es “No significa no” y que no pretendía hacer burla de algo tan serio. Aunque no lo supiera, o no le diera la importancia que tiene, ser una mujer tampoco la exime de la metedura de pata. Naturalmente, las personas mínimamente sensibilizadas con el tema la increparon. ¿Borró ella el tuit? La repuesta es no.

 

 

2. No te creerás más listo que nadie
A nadie le gusta un sabiondo, así que evita corregir constantemente a tus contactos o dar tu opinión de manera prepotente sobre lo que lees.

Cuando desapareció el avión de Malaysia en marzo de 2014 Courtney Love publicó en su perfil una imagen en la que aseguraba haberlo encontrado. Hasta señaló (con Paint) la zona en la que se encontrarían los restos y en la que estaría el combustible. Ella, desde su casa de Malibú y con la única ayuda de Google Maps aseguraba haber resuelto el mayor enigma del planeta por aquel entonces. Lo único que la excusa es que al comienzo de la publicación Love puso un “no soy una experta”. Efectivamente, no lo era porque hoy ya se ha localizado el avión cerca de Madagascar. A miles de kilómetros de donde lo situó la intrépida cantante.


3. No te excederás con los filtros ni el Photoshop

Utilizar los filtros de Instagram y de Twitter es totalmente lícito. No hay nada que un 'Valencia' no pueda solucionar. Pero rozas la patología si modificas algunas de las fotos que subes con Photoshop. Y si lo haces, al menos haz que no se note.

Lindsay Lohan debe de ser una burda aficionada a Photoshop o tener el peor retocador de imágenes de todo Hollywood. En la foto que nos ocupa Lindsay trató de modificar su trasero y parte de su pierna y se llevó un trozo de puerta por delante y, a pesar de la mofa general, lo ha vuelto a hacer en varias ocasiones. Aunque ojalá este fuera el único problema de adicciones de Lohan.

 

 

A photo posted by Lindsay Lohan (@lindsaylohan) on


4. No matarás (o recortarás gente de una foto)
En primer lugar, no creas que estás haciendo nada novedoso por recortar la foto para eliminar a esa amiga a la que odias, los comunistas soviéticos lo hacían hace décadas. Si no quieres que alguien salga, haz lo siguiente: repite la foto sin ella. Si hace falta emborráchala o empújala por las escaleras, pero que no se dé cuenta de que la has recortado de la foto y te lo pueda echar en cara. Eso nunca.

El día en el que la cantante Aaliyah hubiese cumplido 35 años Beyoncé subió una bonita foto con ella a modo homenaje. Un gesto emotivo salvo por una cosa: había recortado de la foto a Kelly Rowland. El mundo entero lo supo porque su ex compañera de grupo en las Destiny's Child había subido la misma imagen, pero la original, y en ella salían posando las tres alegremente.

Los fans de Kelly Rowland, claro, se le echaron encima a Queen B. Pero como debían ser aproximadamente unas cuatro personas en todos los EE.UU. el drama no fue demasiado importante.

5. Cuidarás a tus amigos... y los etiquetarás correctamente
No hay nada más incómodo que, en medio de una conversación, equivocarnos con el nombre de alguien y llamarlo de otra manera. A la hora de etiquetar, si no sabes con seguridad el nombre de la cuenta, no pasa nada por preguntarlo.

En la ceremonia de los Oscar del pasado año, al community manager de la academia le pasó lo mismo que a muchos estadounidenses: confundió a dos actrices latinas. En una imagen de la gala llamó Salma Hayek a Penélope Cruz y tras miles de likes y de seguramente alguna llamada de la enfurecida agente de Penélope borró la foto. El caso no fue más allá porque Cruz y Hayek son bastante amigas.

6. No utilizarás la imagen de menores
Sacar a un menor de edad en tus redes sociales es un arma de doble filo. Ni ser su propio progenitor te protege de cualquier crítica al respecto, de hecho, puede que las refuerce. Así que si sientes una inexcusable ansia por subir imágenes de alguien con menos de 18 años en tu perfil, al menos asegúrate de no llamar la atención de los servicios sociales de tu comunidad.

Madonna subió una imagen de su hijo Rocco y unos amigos en una nochevieja sujetando varias botellas de licor con el texto “La fiesta acaba de comenzar!”. Y Rocco tiene 13 años. No es tan raro que en nochevieja a un niño le permitamos beber un sorbito de champán pero eso y que parezca un relaciones públicas de una licorería es distinto. De todos modos, la cantante no borró la imagen y sólo dijo que obviamente no había permitido beber al chaval. Pero o Rocco tenía mucho sueño o su cara dice todo lo contrario.

 

 

A photo posted by Madonna (@madonna) on

 

7. No harás a tu prójimo lo que no deseas para ti
Recuerda que una fotografía puede aportar más información de la que a simple vista alcanzas a ver, así que revísala por si puede perjudicar a alguien. Imagina que un amiga se encuentra de baja por una rotura de fémur y se le ve al fondo de una imagen subida a un toro mecánico. O que otro le contó a su pareja que las vacaciones están siendo aburridísimas y lo sacas con una gorra-embudo de cerveza en tu Twitter. Sencillamente, no hagas lo que no quieres que te hagan a ti.

El cantante Robin Thicke fue abordado por una wannabe de socialité neoyorquina llamada Lana Scolaro para hacerse una foto con él. Lana subió la imagen a sus perfiles y, para sorpresa de los internautas, en el espejo de detrás se puede ver como Thicke tiene la mano en el trasero de la joven. El problema es que por aquel entonces estaba casado con la actriz Paula Patton y miles de tuiteros sin nada mejor que hacer se dedicaron a referenciar a su mujer publicando la foto. Lana Scolaro dijo que ella había subido la foto sin darse cuenta del reflejo del espejo, pero le vino de perlas porque sus seguidores crecieron por miles. Ah, por cierto, sólo un año después Thicke y su mujer se separaron.
 

Descubre otros mandamientos en las redes sociales haciendo clic aquí.