Lo que debes saber de la exposición sobre Alexander McQueen

Esto es todo lo que necesitas conocer para visitar Savage beauty.

La exposición-homenaje a Alexander McQueen es uno de los fenómenos culturales del año en Gran Bretaña. Emocionante, polémica, aclamada, popular, triste, incómoda… Savage Queen es todo eso y más. Y, sí, por si te lo preguntas, justifica ella sola un vuelo a Londres. Pero antes, lee todo esto y vete preparado.

1. HAY ENTRADAS 


Esto es lo primero que debemos saber. Savage Beauty es la exposición que el Victoria and Albert de Londres dedica a la figura de Alexander McQueen. Es la versión ampliada y editada de la que organizó en 2011 el Metropolitan Museum de Nueva York. Era una de las exposiciones más esperadas del año entre los que saben quién era McQueen y hasta en los que no; el museo agotó las 30,000 entradas de venta anticipada en un tiempo récord. Por eso, y de manera insólita, decidió ampliar la fecha hasta el 2 de agosto, el horario y el número de entradas. Es decir, aún se pueden comprar entradas. El V&A, como se le llama en la ciudad, se empeña en repetir esto para que el éxito no disuada a nadie de acudir al museo.

2. MARCA UN PRECEDENTE


Nunca hasta ahora se había dedicado tanto espacio en el V&A a una exposición de moda. No se ha escatimado en metros ni en volumen. La muestra es tres veces mayor que la del Metropolitan. La sala más espectacular, la llamada A Cabinet of Curiosities tiene un tamaño colosal y puede acoger a muchas decenas de personas. No hay que desesperarse con las multitudes y las colas, todos están/estamos allí por lo mismo. Paciencia.

3. EL PÚBLICO LLORA


Victoria Beckham confesó que lloró. Los periodistas y editores de moda también. Ante la sala que reproduce el mítico holograma de Kate Moss de Widows of Colloden los visitantes lloran. Lloran y se secan las lágrimas sin pudor. La exposición juega con la emoción sin pudor. Comienza de manera sosegada pero, a partir de la sala llamada Romantic Nationalism el lenguaje se vuelve completamente emocional y ya no decae hasta el final.

4. LA EXPOSICIÓN TIENE UN TRÁILER


¿Cuántas exposiciones hemos visto que lo tengan? ¿Son las expos las nuevas series? No, qué bobada es esa. Pero es cierto que, dada la expectativa y también el carácter audiovisual de la muestra, este teaser tiene sentido. Por supuesto, el tráiler no muestra ropa, eso hubiera sido demasiado previsible. El tráiler muestra el final de su colección VOSS, en el que la periodista Michelle Oley aparecía desnuda. Toda esa colección estaba inspirada en una fotografía de Joel Peter Witkin llamada “Sanitarium”. Y aquí pasamos al siguiente punto.

5. HAY CRÍTICAS

Savage Beauty ha recibido críticas, aunque apenas se oigan entre el aplauso generalizado. Suzy Menkes la ha acusado de no proporcionar contexto sociocultural; The Guardian insistió en este tema, también que pasara por algo una figura clave en su vida como la de su amiga y gran valedora, Isabella Blow. El medio publicó que si el papel del museo es intelectualizar la moda, en Savage Beauty este trabajo no se había hecho bien. A la exposición también se la ha criticado por su falta de narrativa y poco interés en despertar debate. Hay algo de cierto en todo esto, pero una exposición siempre es una mirada, una de las varias posibles exposiciones sobre el mismo tema. Savage Beauty ha decidido escarbar en la naturaleza compleja de McQueen y en sus fantasmas. También en la maestría de su ropa, que no conviene perder de vista por culpa del apabullante montaje. Que las lágrimas no impidan ver los vestidos, en definitiva.

6. DESPÍDETE DE INSTAGRAM


En Savage Beauty no se pueden tomar fotografías, ergo, nada de compartir la experiencia McQueen en redes sociales, al menos en directo. Esto es beneficioso para la atmósfera de la exposición. No hay celulares (quizás algunos rebeldes) ni personas mirando pantallas antes que a los zapatos “Armadillo”. Savage Beauty exige entrega. 

¿Hay más razones para verla? Sí, descúbrelas aquí.