Las segundas partes…nunca fueron buenas

Hicimos una recopilación de las secuelas más innecesarias de la historia del cine.

Hay ciertas secuelas de famosas películas que nunca debieron existir.
Eran tan malas, que fueron auténticos ridículos cinematográficos. Si ya las viste, lo sentimos mucho por ti.
Recordemos algunas.

Un carga muy pesada llamada Trainspotting
La película que fuera la consciencia de toda una generación noventera, sorprendió con una secuela (basada en la novela titulada Porno del mismo autor Irvine Welsh) que no fue nada bien recibida ni por los fans ni por la crítica. ¿Por qué hacer una segunda parte? A pesar de que el director Danny Boyle y el reparto original estuvieron involucrados, el resultado: que 9 de cada 10 personas que vieron la secuela estrenada apenas en enero pasado, corrieran a ver la película anterior para desintoxicarse y hacer de cuenta que no habían visto nada. Para ser francos, le pesó la nostalgia y quizás sin esa carga o el compromiso de estar a la altura, hubiera sido una película decente. Como secuela, es deprimente.

Manual para destruir una película de culto.
S. Darko: A Donnie Darko Tale fue filmada sólo para capitalizar el inesperado éxito que tuvo la cinta original Donnie Darko, aquella película independiente que catapultó a un entonces joven Jake Gyllenhaal. Si la primera parte cerraba perfectamente todas las historias y nos dejaba la sensación de haber sido testigos de una obra perturbadora y original, esta forzada secuela además de no contar con absolutamente nadie del elenco original (salvo Daveigh Chase, quien repite como la hermana de Donnie), es la versión en 24 cuadros por segundo de un perro persiguiendo su propia cola. O sea, no llega a nada.

Muy bajos instintos.
La primera parte fue un hit cinematográfico gracias al encanto de ver a Sharon Stone, al lado de Michael Douglas, como la frívola criminal que nos mantiene engañados toda la película con su presunta inocencia y su gran libido. Si ya sabíamos que se había montado un teatrito genial en Bajos Instintos, una segunda parte fue totalmente predecible al no contar (entre otras cosas) con el factor sorpresa. Sin embargo todos caímos en su trampa y la fuimos a ver, sólo para salir decepcionados del cine.

Casi 10 razones para no verla.
¿No sabías que existe una secuela de 9 semanas y media? Quizás por que esta terrible segunda parte donde Mickey Rourke repite su papel de amante enigmático, no se estrenó en México ni siquiera en video. Kim Basinger, quien era la co-protagonista de la primera parte, se negó a aparecer en el filme…seguramente en una arranque se sentido común.

Si vas a meterte con una obra maestra, hazlo bien…o no lo hagas.
Si bien la película está avalada por la inclusión del actor de la cinta original, Jack Nicholson, esta secuela de la clásica Chinatown de Roman Polanski, que retoma al personaje del detective Noir que conquistó a la audiencia 16 años antes, no se compara ni de lejos a su antecesora. Evidentemente la realización de The Two Jakes se dio por la inercia de principios de los 90 de traer de vuelta clásicos como la también poco brillante tercera parte de El Padrino (estrenada en ese mismo 1990). Pese a que no es tan mala como algunos críticos (llenos de nostalgia por el Nicholson de los años 70) han asegurado que es, mejor no verla para quedarse con el gran sabor que dejó la primera parte.

¿Nos equivocamos de película?
Stakeout (Dos Policías al Acecho)
es una casi olvidadacomedia de 1987, cuya magia consistía en mostrar la bipolar relación amistosa de dos policías cuya misión era vigilar la morada donde tarde o temprano un peligroso criminal iba a hacer su aparición. La situación se complica cuando el personaje de Richard Dreyfuss se enamora de la chica a la que ambos vigilan, es decir, la novia del prófugo. La segunda parte (Another Stakeout de 1993) a pesar de que reunió al mismo Dreyfuss y a su compañero -Emilio Estévez-, fue tan parecida a la anterior, que muchos revisamos la caja del VHS para ver si no nos habíamos equivocado y alquilado la misma película.

Más perdidos que nunca.
La original es otra de esas joyas ochenteras cuya segunda parte Lost Boys 2: The Tribe, llegó más de 20 años después, sólo para ser calificada como “insultantemente mala”. La cinta original titulada simplemente Lost Boys (Los Muchachos Perdidos) en cuyo reparto estaban los niños maravilla Corey Haim y Corey Feldman, destilaba una originalidad y humor negro vampírico que en esta segunda parte no se encontró ni por debajo de esa sangre artificial que a nadie apantalló.

No gracias señor Miyagi.
Ya nos imaginamos la junta en el estudio de los productores: “Tenemos que hacer otra película de Karate Kid. Si la gente vio las tres películas previas, seguro aguantan una más”. “Pero Ralph Macchio (el Karate Kid original) ya tiene casi 35 años… ¿y si buscamos a una chica y le ponemos The Next karate Kid?”. El resultado, una de las películas más olvidables y tristes (en el mal sentido de la palabra), de la historia de las secuelas. Si ya la segunda era un exceso ésta fue el colmo.

Algunas secuelas que vienen en camino… (Tenemos miedo)

Top Gun 2
Con Tom Cruise repitiendo el clásico papel. Aún en preparación.

La continuación de Blade Runner
Ya pronto saldremos de dudas de si no echaron a perder la historia original…Tenemos esperanza de que no sea así.

Kingsman: The Golden Circle
Nos dejó los ojos llenos de violencia, pero ya queremos ver la segunda.

Y por supuesto la reina de las secuelas: Star Wars Episodio VIII