El arte de la propina

¿Dejarla o no? Esta guía te ayudará a entender las reglas básicas de "recompensa" y "agradecimiento"

¿Dejar propina o no dejarla? Saber cuándo hacerlo y en qué cantidades es un síntoma del buen viajero. Sigue algunas normas básicas de “recompensa” y “agradecimiento” que te harán quedar bien hasta en los lugares más remotos.

En caso de duda, pregunta abiertamente al anfitrión o director del hotel en que te hospedas. Te darán algunos consejos de conducta.

Debes ser organizado con tu pocketmoney y asegurarte de tener efectivo a la mano, aunque suelas pagar con cheque o American Express. Si un amigo te invita a su casa a pasar el fin de semana, no des por hecho que el servicio va incluido. Escríbele una nota en la que demuestres satisfacción y adjunta la propina. Además, ten cerca unos sobres, un matiz tan importante como el protector solar. Para el resto del protocolo, sigue estas directrices. Siempre, eso sí, adaptándolas a las circunstancias.

Estados Unidos: Se deja el 20%. Tratar bien al camarero es obligatorio.


Japón: 0% Si dejas propina te tomarán por loco


Australia: 0% No te molestes. Los camareros cobran una fortuna.


Sudáfrica: Entre el 10% y 15%. Muchas veces será el equivalente de tu sueldo.


India: Del 10% al 15%. Lo que dejes nunca llegará a sus destinatarios.


Argentina: 10%. Aunque debe ser mayor si organizaste una fiesta en grupo.


Suiza: 5%. Ganan 30 euros por hora.


España: 10%. Si no dejas propina, abandona el lugar a toda prisa.


Alemania: 10% sólo si el servicio es excepcional. En el resto de los casos está incluida.


Francia e Italia: Entre el 1% y 3%. Unos euros sueltos.


Caribe: Entre 10% y 15%. Los dólares son llamativos, así que sigue las pautas para Estados Unidos.


Tailandia: 10%. Sólo dejas propina si se trata de un lugar de moda.


Rusia: Entre 10% y 15%. En efectivo y directo en mano.

DE SAFARI

Muchos campamentos tienen una caja para las propinas. Una caja que une a todos los aventureros. Pero además premia individualmente a tu guía y añade una tarjeta en la que agradezcas lo seguro y protegido que te has sentido en medio de la selva.

EN UNA VILLA

A pesar de que el plan sea relajado, no te relajes con la propina. Al final de la estancia déjala sobre la mesa de tu habitación. No olvides al cocinero ni al mayordomo. Especialmente si se te cayó el vino sobre tu traje y te han ayudado rápidamente. La propina hará que te reciban para futuras macrofiestas.

PLAN DE ESQUÍ

Debes comprarle a tu instructor un chocolate caliente cada día y además pagarle sus comidas y bebidas. Esto te permitirá ser moderado con la propina. Debes ser espléndido si el instructor se ha portado muy bien con tu hijo hiperactivo o te salvó la vida de una avalancha.

EL YATE

Una propina generosa te garantiza que seas recibido, de nuevo, con los brazos abiertos. Deja, al menos entre 800 y 1000 pesos por un fin de semana en alta mar. Ten en cuenta que en las islas remotas de Grecia, por ejemplo, los cajeros automáticos puedes estar vacíos. Eso, y que un barco no es un hotel flotante.

HOTELES

En Estados Unidos quien te abre la puerta, te acerca tu maleta o te ayuda a salir del taxi es tan valorado como un buen barman. Quederaás mal si no tienes dólares sueltos para ellos. Piensa en el valor de la moneda en cada país: en India, el sueldo promedio mensual es de $150, por tanto $1 es suficiente.

TOUR CULTURAL

En Estambul los guías estudian a conciencia la ruta y consiguen que no hagas filas. Deja una propina decente y una carta de recomendación que el guía pueda mostrar. En India, debes investigar cuánto gana tu guía y que la propina no se utilice para completar un sueldo mal pagado.

Artículo publicado originalmente en nuestra edición impresa de junio 2015.