Cuba: esa vieja nueva isla del deseo

El desfile de Chanel vuelve a poner todas las miradas sobre el destino turístico más cotizado del momento.

Etiquetas:

,

,

¡Cuba está de moda otra vez! Desde que la isla reanudó su agenda diplomática con Estados Unidos en agosto de 2015, varias celebridades han aprovechado para tomar un vuelo y adentrarse a las calles, música y folclor del que fuera uno de los destinos obligados de Ernest Hemingway, Marlon Brando, John Wayne y Elizabeth Taylor entre las décadas de los años 30 y los 50.

El pasado septiembre, el Papa Francisco visitó la capital cubana como parte de la gira que posteriormente lo llevó a Estados Unidos. Ese mismo mes, Usher y Ludacris presumieron fotografías en las que aparecían felices fumando habanos, tomando café en la isla y hasta dando un concierto improvisado junto al músico Kelvis Ochoa.

Octubre no se quedó atrás e inició con Rihanna engalanando la portada de la versión estadounidense de Vanity Fair en una espectacular sesión de fotos llevada a cabo por Annie Leibovitz en las coloridas calles de La Habana. Por esas mismas fechas, Katy Perry asistió a una fiesta en la capital y conoció las instalaciones de la Fábrica de Arte de Cuba el pasado 10 de octubre, mismo fin de semana en el que Mick Jagger fue visto moviendo las caderas en el club Shangri–La de la isla.

Le siguieron la visita del presidente Barack Obama, el concierto gratuito de los Rolling Stones, la grabación de la cinta Rápido y Furioso 8 y la llegada del crucero Adonia desde Estados Unidos, el primero en más de medio siglo.

Ahora, es Chanel quien pone a la isla en el centro de todas las miradas con la presentación de su colección Crucero 2016-2017, la primera celebrada en un país latinoamericano. Este martes 3 de mayo, el bulevar Paseo del Prado albergará a socialités, editoras de moda, celebridades y fashionistas para la presentación de la firma liderada por Karl Lagerfeld, en la cual se rumora podría figurar Tony Castro, nieto del ex-presidente Fidel Castro. Sin embargo, algunos se cuestionan si este cambio y esta nueva apertura es solo para los turistas que se embriagan del color y ritmo de la isla mientras beben mojitos y se pavonean vistiendo prendas a las que la mayoría de la población cubana, con su salario promedio de 25 dólares al mes, no tendría acceso ni en sueños.

“Es emocionante para mí, pero la gente no sabe si seremos capaces de… ir y disfrutar el show”, mencionó la modelo cubana Naivi Fernández al Daily Mail. Por su parte, la diseñadora de modas Idania del Río también externó su preocupación. “No sé si la gente aquí en Cuba está lista para ese tipo de producto, para ese tipo de propuesta”, externó a la agencia de noticias Agence France-Presse.

Más notas:
La ruta en crucero Miami-La Habana vuelve a zarpar
La Primavera Cubana: un cambio a ritmo de rock