¿Cómo sobrellevar la muerte de tu mascota?

Perder a tu mascota puede ser uno de los momentos más difíciles, pero no uno imposible de superar; te decimos cómo.

Las mascotas se han convertido en un miembro más de la familia y, por ello, su partida al más allá es tan dolorosa como la de cualquiera de nuestros seres más queridos. Si la muerte no llega de forma natural —con los años o con una terrible enfermedad— a veces eres tú mismo quien debe tomar la decisión de poner fin a su vida, por causas ajenas y dolorosas, pero necesarias para que deje de sufrir.


En 2014, en Río de Janeiro, el papa Francisco abrió la polémica cuando dijo: “El paraíso está abierto a todas las criaturas”, es decir, ¿las mascotas también van al cielo? Para algunos expertos en la Iglesia católica esto es imposible porque los animales nunca podrán ver de frente el rostro de Dios, pero quizá para los dolientes, quienes pierden a su mejor amigo, sí.


Ya sea que se vayan al llamado “cielo” o se queden en un limbo, la muerte de tu mascota siempre será dolorosa. Ya no habrá quién espere impaciente tu llegada; ya no más juegos en el parque, no más compañía para esos malos o buenos momentos. La situación se vuelve tan de difícil —por el fuerte lazo que se forma con la cotidianidad— que, incluso, el duelo puede tardar en superarse lo mismo que con una persona cercana.

Un último adiós
Hacer un ritual de despedida a tu mascota puede ayudar a mitigar el dolor de la partida. En México hay al menos cinco cementerios donde poder depositar sus restos, aunque lo más común es acudir a esos espacios donde incineran a los animales de casa.


Alex García, director general de Funeral Pet, señala que darle la sepultura que merece un ser tan cercano ayuda a mitigar el dolor: “En nuestra funeraria atendemos a las mascotas con respeto y cariño. Tras su muerte, acudimos por ella al lugar donde nos indiquen, ya en la funeraria les hacemos una ceremonia de despedida. Nuestro personal está especializado en ello, decimos unas palabras o cumplimos los deseos de sus dueños y luego se incineran. El proceso puede tardar hasta dos horas, dependiendo del tamaño del animal”.

Una nueva vida
En estos días en que las mascotas son parte importante de la convivencia de muchas personas, ya existen tanatólogos especializados para ayudar en este proceso, explica García; sin embargo, para muchas personas, una opción es volcar ese cariño en un nuevo animal de compañía, y este no precisamente debe provenir de una tienda de mascotas ni ser un cachorro: “La adopción puede ser una gran solución, y qué mejor que ayudarte dándole hogar a un nuevo amigo de cuatro patas”, señala.


Gracias al amor de Alex por los animales, Funeral Pet no solo se encarga de realizar ceremonias luctuosas para las mascotas, también se ha dado a la tarea de impulsar la adopción. “Con la campaña ‘No compres una vida, sálvala’ llamamos a la sociedad a rescatar del abandono a los perros de la calle y brindarles una vida digna”.


Alex García explica que dar hogar a un animal desamparado puede provocar mucha satisfacción a una persona, más si se trata de alguien que afronta una pérdida: “Nosotros invitamos a tener un nuevo miembro de la familia y recordar que los perros callejeros no están rotos, no son hostiles, simplemente han tenido una vida difícil, pero eso no los hace malos, ni significa que valgan menos. Se pueden enamorar de ti, tanto como tú de ellos. No olvidan lo que han vivido y agradecen las segundas oportunidades".