Baja por paternidad: la prestación de moda en Silicon Valley

Tras el nacimiento de su hija, Max, Mark Zuckerberg comienza sus dos meses de baja paternal.

Y de repente saltó la bomba: Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, cuya fortuna asciende a más de 35.000 millones de dólares, cantidad que le ha llevado a estar en la lista de los “hombres” (entre comillas por aquello de que solo cuenta con 31 años) más ricos del mundo, se ha convertido en padre por primera vez y se tomará dos meses de baja por paternidad.


Mark, que se casó en 2012 con la doctora Priscilla Chan, anunció el pasado mes de julio –como no podía ser de otra forma, por su propia red social– que iba a ser padre después de que hubieran tenido tres abortos espontáneos. Y una vez más ha sido a través de Facebook por donde ha comunicado su decisión de disfrutar de los primeros meses de su hija, Max, y dejar el trabajo a un lado. No hay duda de que con esta medida, y a pesar de que los trabajadores de su empresa, tanto hombres como mujeres, cuentan con cuatro meses de baja cuando tienen hijos y que se pueden tomar inmediatamente después a que nazca el bebé o durante su primer año de vida, lo que ha querido el fundador de Facebook es predicar con el ejemplo. Lo cual es importante, si tenemos en cuenta que Estados Unidos es el único país desarrollado que no cuenta con ese tipo de derechos para los trabajadores.


Sin embargo, son las compañías tecnológicas las que están llevando el gran cambio a nivel laboral a las empresas norteamericanas. Así, hace unos meses Spotify anunció un paquete de medidas muy beneficioso para los nuevos padres (incluidos los del mismo sexo) que incluía seis meses de vacaciones pagadas pudiéndose repartir entre los primeros tres años del niño. Por su parte, Netflix otorga un tiempo ilimitado, hasta un año, por maternidad o paternidad, y Amazon ofrece 20 semanas para los padres y madres biológicos y seis semanas para el resto de tipo de padres (adoptivos, homosexuales,etc).

Viendo que la situación, traída de la mano de las empresas afincadas en Silicon Valley, está cambiando, cabe preguntarse ¿por qué la decisión de Zuckerberg ha causado tanto revuelo? Seguramente, lo que llame la atención de esta decisión es que sea precisamente el CEO de la empresa y no un trabajador, el que haya decidido tomarse la baja paternal. Sin embargo, no ha sido el único: Blake Mycoskie, fundador de Toms Shoes también ha declarado que cuando nació su hijo Summit a principios de este año se tomó doce semanas de vacaciones, para gran sorpresa de sus compañeros CEOs. Lo más curioso de este caso, es que la idea le vino de un trabajador de su propia empresa que disfrutó de las ocho semanas retribuidas que cuentan por paternidad, haciendo un viaje por carretera. “Volvió con energía renovada, con una actitud nueva hacia el trabajo y con un buen ánimo contagioso y yo quise experimentarlo en esos tres meses y servir de ejemplo para mis propios empleados”, ha reconocido Blake.


Y es que, en contra de lo que muchos piensan, lejos de abandonar la empresa, tanto para Zuckerberg como para Mycoskie, el hecho de poder estar con la familia en un momento tan importante como es el nacimiento de un hijo, no tiene más que beneficios que luego, de una u otra forma, repercutirán en el negocio. Aunque ellos dos son buenos ejemplos debido a que a pesar de que sus empresas ofrecen la baja paternal y demuestran con sus beneficios que ese hecho no influye en los rendimientos de la compañía, todavía queda mucho camino hacer. Sobre todo si nos fijamos en países como Suiza que cuenta con 480 días libres y remunerados que el padre puede disfrutar durante los primeros ocho años de vida de su hijo o las 70 semanas que otorgan en Noruega, las 40 de Alemania o la posibilidad de que sea la pareja la que decida cómo repartir o quién disfruta de las 10 semanas de baja paternal, después de que la madre ya haya tenido seis semanas libres tras el parto, hecho que ocurre en España.


Al igual que Estados Unidos, México es otro de los países donde todavía le falta mucho por recorrer. Tal es así que aunque la madre cuenta con un mes de baja maternal antes de que nazca el bebé y dos después, el padre solo tiene derecho a cinco días tras el nacimiento de su hijo. Al margen de que tan pocos días, en comparación con la baja maternal, no fomenta el concepto de igualdad en la pareja, muchos son los hombres que al no solicitar esos días no ejercen ese derecho y muchas las empresas que lo deniegan.


Aunque la baja paternal siempre se ha considerado como un derecho de los trabajadores, casos como el de Mark y Blake hacen ver que, a pesar de que la empresa no se resiente por ese tema, sino todo lo contario, en la paternidad no hay ricos ni pobres. Se trata de disfrutar de un periodo de la vida y eso no se compra con dinero.