¿Es el 2016 el año más terrible para el mundo?

Con lo sucedido hasta ahora, muchos consideran que este año es uno de los más terribles de la historia: social, política, económica y también para el entretenimiento.

El último mes del año siempre está cargado de melancolía y de introspección. Tachamos los días en el calendario y agendamos nuestras posadas mientras nos preguntamos –con dona en mano– cómo fue que no logramos bajar los cinco kilos que nos propusimos eliminar el año pasado. Tampoco tomamos esa clase de yoga que dijimos que íbamos a intentar, ni nos animamos a hacer ese viaje aventurero al estilo ‘Comer, rezar, amar’ con el que pretendíamos encontrar a nuestra media naranja.

En el panorama político y económico, las cosas tampoco fueron muy favorables. En México el dólar subió hasta rebasar los 20 pesos; Europa se vistió de luto nuevamente a raíz de los atentados de ISIS; Donald Trump ganó las elecciones de Estados Unidos; Reino Unido confirmó su separación de la Unión Europea con el Brexit y en Colombia no se logró el acuerdo de paz con las FARC que se pretendía, por nombrar solo algunos sucesos que acapararon los titulares internacionales a lo largo del año.

Bueno, el año ha sido tan caótico hasta este diciembre que hasta un equipo entero de futbol perdió la vida tras la caída de un avión al que le faltaba combustible (¡¿qué más quieres de esta humanidad, 2016?!).

Y aunque también es cierto que hay que agradecer las cosas buenas que pasaron, como el hecho de que Justin —el primer ministro más carismático del mundo— Trudeau al fin eliminó la visa canadiense para los mexicanos, no cabe duda de que en el mundo del espectáculo este fue un año terrible. ¡El 2016 fue el Apocalipsis! Y tenemos evidencia que nos respalda. Así que te sugerimos tener pañuelos desechables a la mano, porque esto no será nada fácil…

Aquí nuestro recuento de los eventos más catastróficos del showbusiness en 2016:

1. Supimos que el 2016 sería un año fatal desde enero, cuando falleció David Bowie, pero nunca imaginamos que aún tendríamos más lágrimas de diamantina por llorar.

En abril, justo cuando comenzábamos a hacernos la idea de un mundo sin “Major Tom”, murió Prince, y entonces otra vez quedamos en shock, prendimos la veladora y fuimos a un karaoke a emborracharnos. Cuando nuestra moral queer seguía por los suelos –y como dicen que los buenos siempre se van de tres en tres– en agosto, el “Divo de Juárez”, Juan Gabriel, dejó este mundo terrenal para seguir bailando el Noa Noa en el más allá. Y eso, eso sí que no lo hemos podido superar.

2. Kim Kardashian descubrió, por las malas, que exhibirse de más en las redes sociales tiene consecuencias fuera de su control.

En octubre, la exmejor amiga de Paris Hilton fue víctima de un asalto en su hotel de París, donde a punta de pistola le robaron joyas con un valor de 11 millones de dólares. Aunque afortunadamente no resultó herida, las secuelas emocionales llevaron a la reina de las selfies a permanecer en el hermetismo social por un tiempo. Por si fuera poco, a finales de noviembre se dio a conocer que su esposo, el rapero Kanye West, fue hospitalizado debido a una crisis nerviosa de la que aún no se han dado muchos detalles.

3. Michelle Obama ya no será la primera dama de Estados Unidos

Esto significa que sus bailes, sentido del humor e impecable estilo se quedarán en el cajón de los recuerdos (y por cajón de los recuerdos nos referimos a YouTube), mientras Melania Trump asume el puesto de esposa del “presidente electo Donald Trump” (aún nos da escalofríos escribir esas cuatro palabras en una misma oración).

Aunque, pensándolo bien, si Melania sigue su estrategia de imitar los pasos de Michelle, como demostró durante su discurso en la Convención Nacional Republicana, entonces quizá haya esperanza y podamos seguir deleitándonos con los bailes, sentido del humor e impecable estilo de la first lady estadounidense.

4. Conocimos el pen-pineapple-apple-pen

Hay fenómenos virales que nos hacen cuestionarnos nuestra existencia y evolución como humanidad, y en 2016 ese fenómeno fue el “Pen-pineapple-apple-pen”. La canción (si es que merece ese título) creada por el comediante japonés Daimaou Kosaka le dio la vuelta al mundo convirtiéndose en tema obligado de conversación y fuente de inspiración de un sin fin de parodias. Y si esa no es una clara señal del fin del mundo, entonces no sabemos qué sí lo será.

5. Justin Bieber no está, Justin se fue…

El cantante de origen canadiense se despidió de Instagram en agosto y hasta el momento no ha regresado. Y bueno, honestamente no es que nos preocupe tanto, pero aceptamos que los días eran más felices cuando el intérprete de “Sorry” tenía gestos, digamos, generosos, con sus seguidoras.

Aquella inolvidable foto de su derrière, por ejemplo.

Lee: Cinco puntualizaciones sobre el trasero de Justin Bieber

“justin”

6. Cuando dijimos que el 2016 había sido el Apocalipsis en el mundo del espectáculo, no lo dijimos a la ligera

En el plano sentimental, todas nuestras expectativas sobre el amor se fueron por la coladera después de que se diera a conocer el inminente divorcio entre Angelina Jolie y Brad Pitt. Ya sabes, ese par de semidioses de Hollywood con unos hijos hermosos que podrían formar su propia comisión de las Naciones Unidas. Los mismos que estuvieron juntos, en la salud y en la enfermedad, durante 13 años. Los que creíamos que estarían unidos por siempre. En los que proyectábamos todas nuestras ilusiones románticas… Sí, esos.

Una de las noticias que causó mayor conmoción este año fue la del divorcio entre Amber Heard y Johnny Depp, y no porque su separación no fuera de esperarse, sino porque estuvo rodeada de un turbio caso de violencia doméstica que se transformó en una larga y complicada batalla legal. Y es que famoso o no, el abuso en pareja es algo por lo que nadie debería tener que pasar.

7. El 2016 lo recordaremos como el año en el que Jennifer Lopez fue enviada la friendzone en vivo y en directo

El momento más incómodo de la televisión (después de Donald Trump en prácticamente cualquiera de sus apariciones) fue durante los Grammy Latino, cuando Marc Anthony dijo que su exesposa, JLo, (quien minutos antes había dicho un discurso de lo más emotivo para el cantante y le había dado un beso en la boca) era como su “hermana”.

Se vale sobarse.

Jlo “friendzone

8. Pero la noticia del mundo del espectáculo más felizmente devastadora de 2016 fue que el Príncipe Harry de Inglaterra ya tiene novia

La actriz Meghan Markle. Así que adiós esperanzas de figurar en la realeza británica. Adiós hipotéticas tardes de té con Kate Middleton hablando sobre consejos de estilo. Adiós utópicos hijos pelirrojos con mejillas sonrojadas y adiós a las tardes enteras que pasamos practicando nuestro “corto, corto, largo”.

Estas son las tragedias hasta ahora, ¿nos deparará algo más el 2016? Aún nos quedan unos días.