¿Cómo curar el mal de amores?

El síndrome del corazón roto, mal de amor o ´tusa´ es la epidemia crónica mundial, de todos los tiempos, para la cual surgen cada día más y más alternativas de alivio.

Quedar de un momento a otro como muerto en vida, como si uno hubiera perdido un brazo, o los dos. Con la autoestima en el piso, el llanto a flor de piel, los proyectos truncados y la sensación de que no entra el aire. Con apetito feroz y al mismo tiempo desgana total. Se vislumbra negro el panorama y sólo dan ganas de dormir, y llorar. Sentirse desbordado, pasmado, con la trágica idea de que será eterno ese hoyo negro son algunas de los síntomas de la más atroz de las dolencias: el corazón roto.

A esa patética situación, conocida en muchos lugares como despecho, en Colombia, por ejemplo, se le llama tusa. Se habla de estar entusado o tener una tusa del diablo cuando a alguien lo avasalla la tristeza por la terminación de una relación amorosa. Misma palabra que en Chile es usada para hablar de una coleta de pelo en la parte superior de la cabeza, usada por los llamados ´flaites´ (personas de gustos ordinarios y chabacanos).

Para los costarricenses y salvadoreños, tusa es la hoja que envuelve la mazorca (elote). En Puerto Rico significa, más bien, un gran insulto para referirse a una persona despreciable: “Ese tipo es un verdadero tusa”. En Cuba, el término designa a un cigarrillo que se arma con hojas de maíz, mientras que en México era una forma antigua de llamar con amor a los niños pequeños.

Lo cierto es que no hay rincón del planeta donde no se conozca, y se viva intensamente, la ´tusa´ a la colombiana. Todos los que han estado entusados saben que es de las peores cosas: duele hasta el dedo chiquito de pie. Queda averiada cada célula y cada neurona. El entusado no sabe para donde agarrar, sea porque al otro se le acabó el amor o se enamoró de alguien más.

La enfermedad del duelo

El duelo amoroso, desde hace siglos, ha sido considerado una enfermedad. Existen registros médicos que evidencian que en la Edad Media el “mal de amor” era un padecimiento como muchos, que se trataba con procesos médicos.

Ese sentir que el mundo se acaba no es un asunto meramente psicológico. Una tusa produce dramáticos cambios en el córtex cingulado anterior del cerebro, una zona que se activa con experiencias dolorosas, tanto físicas como emocionales.

En pocas palabras, el cerebro lee las decepciones amorosas como dolores físicos. Además, la tusa también tiene el poder de alterar los niveles hormonales al punto generar una infelicidad muy parecida al síndrome de abstinencia. Incluso en Japón, han identificado que una tusa intensa puede derivarse en una miocardiopatía que llaman Tako Tsubo: síndrome del corazón. Se trata de un dolor en el pecho igual al de un infarto, literalmente, el corazón queda como estrangulado.

mal de amores 3

Esta epidemia, imposible de erradicar, cuesta cada vez más víctimas. En la incansable búsqueda de alivio, alternativas de cura y soluciones al padecimiento más común del ser humano, aparecen todo tipo de kits para sobrevivir a la tusa. Los consejos son innumerables: no busque culpables, no le hable, no le escriba, asuma su vida sin esa persona, deshágase de los recuerdos con valor sentimental, no deje de creer en el amor, sea feliz mientras esté solo, aprenda.

La tusa ha sido inspiración de libros, obras de teatro, piezas de arte, películas, canciones y hasta negocios. Despechada.com es un portal de Internet creado por dos mujeres colombianas. En su búsqueda por salir avantes de sus propias tusas, crearon este portal que empezó siendo un directorio de lugares y eventos para que chicas entusadas.

Hoy Despechada.com es una gran plataforma que cuenta hasta con abogados especialistas en divorcio. Tiene una sección anónima para confesar los secretos. Otra pestaña del desahogo, llamada “A grito herido” que consiste en un foro de mujeres. También existe un repertorio de canciones para la tusa, de todos los ritmos posibles, y la sección de “Doctor corazón”, donde es posible tener consulta psicológica por videollamada.

Para una segunda etapa de la tusa, el portal abrió un lugar para que la usuarias posteen fotos que tomen a chicos guapos desconocidos, sin que ellos se den cuenta. Ni hablar de la practicidad del servicio de anuncios donde ellas pueden vender los regalos de sus ex o de los consejos de un asesor de imagen en línea, pues está claro que en la tusa la autoestima queda destrozada.

Otro colombiano quiso poner un cómico grano de arena para las víctimas de la gran peste y abrió en Facebook la página “Tusatorio”, que reune a una pequeña comunidad de entusados que se burlan de ellos mismos y de su espantosa situación con fotos, anécdotas, memes y chistes.

mal de amores 2

Corazones rotos

A su vez, algunas aplicaciones tecnológicas también hace su aporte a los corazones rotos. KillSwitch se encarga de eliminar de las redes sociales del entusado, todos los recuerdos de “esa persona”. Ex Lover Blocker bloquea ´al susodicho del teléfono para que caer en la peligrosa tentación de marcar su número.

Otra gran aternativa es instalar la app ¡Llamar Ebrio NO!, que esconde ciertos números durante 48 horas, de tal manera que el entusado puede salir de antro con la tranquilidad de que en medio de la borrachera no va a hacer la llamada prohibida. A su vez, con el juego Shoot Your Ex va a poder descargar todo el odio y la rabia acumulados contra esa persona que ya se fue.  

Si se trata de intentarlo de forma menos geek, hay variedad de libros especialmente para la tusa. “Uno siempre cambia al amor de su vida (por otro amor o por otra vida)", de Amalia Andrade brinda una lista de herramientas para superar la ruptura. Asimismo sucede con “101 modos de olvidar a tu ex” de la italiana Federica Bosco, con “Termínale a la tusa” de la socióloga Teresa Barajas, y con un poco más de ligereza, “Manual para salir de la tusa”, de la actriz Patricia Castañeda.

Con todo y todo, hay quienes no logran ´desentusarse´… Para ellos, en los últimos años los científicos han buscado incluso medicamentos que puedan aliviar el dolor del despecho. Tiene sentido porque el amor actúa como una droga en el cerebro, “como un complejo fenómeno de reacciones químicas que involucran a la oxitocina, la vasopresina y la dopamina, hormonas que estimulan las áreas relacionadas con el placer y la recompensa”, como lo explica el neurobiólogo Larry Young, en su libro “The Chemistry Between Us: Love, Sex and the Science of Attraction”.

El amor, y por ende el desamor, es un coctel químico que activa los mismos circuitos que una sustancia psicoactiva. De ahí que una última opción para entusados crónicos puede ser Exaholics.com, un programa en el que los ´enfermos de amor´ conocen a otros en su misma situación, asisten a seminarios digitales, conversan con expertos en salud mental y practican los pasos del proceso de Alcohólicos Anónimos, pero para salir de la tusa.

Aunque, realmente, sólo existen dos remedios únicos y efectivos para la tusa. Uno de ellos es el tiempo, solución infalible, pero el mayor e indispensable alivio para una buena tusa son los amigos. ¿Quiénes más escuchan pacientemente 654 veces las mismas retahílas y con todo el amor repiten: “todo pasa, entiendo, es horrible, vamos a tomar una cerveza o a comer un helado, él (ella) perdió más, sí vas a volverte a enamorar, dale tiempo? Sí, parece un laberinto de dolor sin salida, pero nadie muere de amor, perdón, de tusa.