Louis Vuitton regresa a casa

La Maison francesa inaugura su tienda más especial, hasta ahora, en el corazón de la moda de París.

Etiquetas:

Custodiando la entrada a Place Vendôme, en el mismo lugar donde un joven maletero francés iniciara su sueño hace más de 160 años, la casa francesa Louis Vuitton se inspira en el Palacio de Versalles para estrenar una de sus tiendas más emblemáticas.

Después de cuatro años de trabajos de renovación, estos dos edificios “Hôtel Particuliers” crean la majestuosa casa que nos da la bienvenida con una fachada diseñada por el mismo arquitecto de Versalles, Jules-Hardouin Mansart. Y como si se tratara del miso palacio, una estatua dorada de Louis XIV, ataviado en nada más y nada menos que zapatos y cinturón con el monograma LV, demanda toda la atención de los visitantes.

Salido de la mente maestra del mago del interiorismo, Peter Marino, cada detalle de la tienda está pensado para ser parte de una experiencia de lujo completa, desde los barandajes forrados con la característica baqueta que recubre las asas de las bolsas o las 33 piezas de arte comisionadas para acompañar los diseños de Nicolas Ghesquière y los baúles especiales de los archivos de la marca.

Uno de los baúles especiales de los archivos de la marca, presente en la nueva tienda de París.

Artículos de viaje, peletería y algunos textiles comparten el primer piso con la alta relojería y joyería.

El departamento de Joyería se sitúa en el primer piso.

Al subir al mezzanine nos encontramos con el universo masculino de la marca, seguido de mujer prêt-a-porter en el primero y culminando con los artículos relacionados a viaje y la colección de objetos Nómades, de donde salen las maravillosas sillas de los hermanos Campana y que se encuentran por primera vez disponibles de manera permanente en Francia, en el piso más alto de este construcción.

Algunos afortunados visitantes a esta fortaleza del lujo pueden ser testigos del proceso de personalización de sus artículos en el Atelier Rare & Exceptionnel así como de los talleres de alta joyería en los aleros de la construcción.

 

Las sillas de los hermanos Campana, unas de las piezas estrella de la colección de objetos Nómades.

Al igual que el palacio del rey sol, la nueva ubicación de Louis Vuitton alberga bajo un mismo techo muchos de los oficios tradicionales que más llenan de orgullo a la capital del país galo, pero bajo una luz de modernidad y clase como solo la maison sabe hacerlo, convirtiéndola en una tienda “destino” para todos los amantes del lujo en la ciudad luz.