LookVF: Letizia Ortiz rompe la sobriedad con joyas dignas de una reina

La monarca repitió un 'jumpsuit' de Felipe Varela y llevó el concepto de más es más al lucir como nunca las míticas joyas de los Borbón.

Etiquetas:

La reina Letizia de España está de nuevo en México y cuando ella viene se habla de moda.Y en este terreno su comportamiento parece apegarse a la regla y con una aparente discreción.  A la cena ofrecida en el marco del para la Cumbre Mundial de Líderes Contra el Cáncer 2017, Letizia optó por llevar un 'jumpsuit' negro de Felipe Varela, su diseñador de cabecera. La pieza en cuestión ya la había llevado en otras dos ocasiones y eso está bien, es lo que se estila en los altos círculos 'fashionistas' y es una estrategia a la que recurren desde Kate Middleton hasta Anna Wintour. Lo acompaño con discreto calzado 'peep toes', firmados por Magrit.

Todo lo anterior tiene bastante sentido si se considera la efervescencia que hay en España por la recién declarada independencia de Cataluña. Pero si uno recorre visualmente (de arriba a abajo) la figura de Letizia se topará con tres puntos clave que poco tienen que ver con la discreción y mucho con la . El primero se halla en su cabeza; no por la coleta simple sino por lo que ésta deja ver: pendientes de diamantes, de los grandes y que no hay forma de que sean discretos.

Si la parte superior aun daba un poco de espacio a la elegancia que brinda la discreción, al pasar al siguiente punto de referencia, ese concepto se extingue. Nos referimos a la muñeca izquierda, sobre la que reposaban joyas reales: las pulseras gemelas de Cartier, elaboradas con diamantes y que incluso tienen valor histórico, pues fueron obsequio de Alfonso XIII a Victoria Eugenia.

LetiziaOrtiz_Brazalete

A quien preste atención, notara que en el dedo índice resplandecía una peculiar sortija de piedras verdes que Letizia lleva a todos lados y que ha sido rodeada por el misterio de su origen.

LetiziaOrtiz

Al ver a Letizia con un mix de prendas recicladas y joyas extrema nos queda un misterio. ¿Es posible aspirar a la discreción cuando se es monarca? No. Al menos no para ella.