#LookVF: Jennifer Lawrence, de la perfección de princesa al sexy. Claro, con clase

Con un vestido de Atelier Versace, la actriz decide alejarse de las apuestas seguras y románticas y da una contundente lección: se puede ser sexy sin rayar en la vulgaridad.

Etiquetas:

En Hollywood ocurre algo muy curioso. En el momento en que una celebridad se hace de una imagen difícilmente se desprenda de ella. Que si engreída, que si vulgar, que si demasiado naif. Sea cual sea, una vez que se construye esta les acompaña por siempre, con todo lo que implica incluida la ropa. Y eso le ocurrió a Jennifer Lawrence, catalogada como la eterna girl next door. Siempre dulce y siempre recatada, que recorría alfombras rojas en los vestidos ultra románticos de Dior... Hasta hace unas horas.

La estrella ha roto su propio molde al llegar a la premiere en Londres de la cinta ¡Madre!, dirigida por su novio Darren Aronofsky, en un impredecible vestido de Atelier Versace. La prenda, de finos amarres metálicos que daban vida a una red (se mimetizaría con el distrito de los pescadores de Los juegos del hambre) favorecieron sus curvas, dejó su espalda al descubierto y su sutil superficie nude daba la impresión de que la actriz enseñaba piel.

Jennifer Lawrence LookVF Mother

El vestido de la línea Atelier Versace es creación de la italiana Elenia Marzolo, quien encabeza el área de diseño dedicada a las celebridades y VIP (sí, la casa de Versace tiene un área exclusiva dentro de su ya de por si exclusivo universo). Ahí se concibió la espalda de ensueño: hombros al descubierto, escote y un talle que dejaba ver las curvas de la estrella. Eso sí, sin ninguna estridencia que pudiera tacharse de vulgar o demasiado flashy.

 

Jennifer Lawrence LookVF Mother1

En alguien más, este ejercicio personal habría terminado en fatalidad, pero atribuimos que el de Lawrence resultó acertado porque estuvo bien complementado por su maquillaje básico, cabello medio desaliñado, joyería al mínimo (solo aretes), sandalias metálicas y una eterna sonrisa.

Lo verdaderamente curioso fue lo siguiente. Cada que va de Dior, sea en un vestido ampón de princesa o entallado, la actriz tropieza. Aunque el modelo que la estrella portó se asemajaba a una malla, complicada de llevar, no tuvo ninguna caída. Quizás ya era momento de que Lawrence se diera cuenta de que a veces mostrar un poco es menos complicado y que además, ahora las princesas también son sexys.

Jennifer Lawrence LookVF Mother2