Instagram está obsesionado con las firmas de lujo

La red social contribuye a incrementar la obsesión por los logotipos de la mano de obras de arte, objetos de uso diario e ilustraciones.

Este año hemos sido testigos del fin de la moderación en cuanto a imagotipos se refiere. El logotipo, de nuevo, es motivo de orgullo. Ya sea mediante playeras, suéteres, chamarras o tenis, en los últimos meses las marcas de moda han apostado por el autohomenaje. ¿La razón? Convertir sus nombres e isotipos en focos de atención, alimentando así esa creciente tendencia que nos invita a presumir sin pudor las firmas detrás de las prendas más apreciadas de nuestros outfits.

Con Gucci, Balenciaga, Supreme y Louis Vuitton como principales responsables del fenómeno, demostrar a todo el mundo que hemos sido capaces de conseguir (gracias a una mezcla de dinero, conocimiento y velocidad) una prenda altamente deseada se ha vuelto el mayor atractivo. En especial si usamos Instagram. Y es que la red social ha conectado como nadie lo había hecho antes a los amantes de lo exclusivo en todo el mundo, que, a base de repartir likes y subir imágenes centradas en la ropa que poseen, están popularizando el deseo por ciertas marcas y ciertos productos. Hoy, lo que llevas puesto cada día lo puden ver miles de personas. Hoy, si logras que esta comunidad se enamore y viralice una de tus prendas, ésta se agotará antes de ponerse a la venta. Hoy, lo que es o no cool se decide en gran medida en Instagram. Así de influyente es esta red para la moda y así de obedientes son sus usuarios.

Conscientes de ello, han aparecido mentes ingeniosas que se sirven de todo este contexto para captar la atención del público mediante proyectos irreverentes y, por qué no, hacer un poco de dinero. El último ejemplo ha sido el, a estas alturas ya famoso, excusado Louis Vuitton

 

$15,000 toilet by @illmagore 🚽💼

Una publicación compartida de HIGHSNOBIETY (@highsnobiety) el

Obra de la artista Illma Gore, este retrete ha requerido tres meses de trabajo y 24 bolsas y maletas Louis Vuitton valoradas en un total de 15 mil dólares, todas provenientes del sitio web de compra-venta de productos de diseñador Tradesy. El resultado no solo ha llamado la atención de medios especializados y miles de usuarios por su comicidad, sino que además podría generar 100 mil dólares si se consigue vender, cosa que seguramente pasará más temprano que tarde.

Casi a la par, el director artístico de Louis Vuitton anunció que su compañía iba a subastar un oso de peluche Louis Vuitton x Supreme, con el objetivo de recaudar fondos para BBC Children in Need. Esta inusitada decisión no se entendería ni tendría sentido alguno sin Instagram, que logró que la acción benéfica de la marca acaparara una gran atención y se viralizase. Gracias a ello, días más tarde se anunció que el juguete se había vendido por un precio final que, como no podía ser de otra forma tratándose de una nueva alianza entre las dos marcas más deseadas del 2017, superaba los 100 mil dólares; concretamente, fue de 106,016.08 dólares. 

¿Más ejemplos?

Patinetas

 

Very expensive. 🍒

Una publicación compartida de HIGHSNOBIETY (@highsnobiety) el

Balones:

 

:')))

Una publicación compartida de ava (@avanope) el

Batas de boxeo:

 

Head to our bio link to find out what’s dropping this week from Supreme, BAPE, Balenciaga, and more.

Una publicación compartida de HYPEBEAST (@hypebeast) el

Papel de baño:

 

charmin ultra fancy

Una publicación compartida de @imran_potato el

Más juguetes:

 

The VaporMax Off-White Bat Mobile by @Cole. #hsdesign

Una publicación compartida de HIGHSNOBIETY (@highsnobiety) el

Disfraces:

 

Halloween sorted. 👻 📷: @hey_reilly for Highsnobiety

Una publicación compartida de HIGHSNOBIETY (@highsnobiety) el

Ilustraciones:

 

the secret of triple soles @balenciaga #ghicapopa

Una publicación compartida de Ghica Popa (@ghicapopa) el

Montajes fotográficos:

 

"Balenciaga TooMuch S(ole)" - - - Visual by #EmirShiro - -

Una publicación compartida de Émir Shiro (@emirshiro) el

Máscaras:

 

Happy Friday the 13th. 🔪

Una publicación compartida de HIGHSNOBIETY (@highsnobiety) el

Correas para perro:

 

Even my dog got designer. #hsdogs 📸: @tiger.frenchie

Una publicación compartida de HIGHSNOBIETY (@highsnobiety) el

Dibujos animados:

O simples tags:

 

Dior dreaming. 📷: @helloslideshow

Una publicación compartida de Highsnobiety Style #HSStyle (@highsnobietystyle) el

Estas son algunas de las muchas propuestas de contenido que contribuyen, día con día, a la expansión de este fenómeno. Una tendencia que se sirve de la velocidad con la que circulan y penetran las imágenes en internet para incrementar la fama de los logotipos de estas marcas y generar deseo por ellas, sobre todo, entre los más jóvenes.

Como hemos dicho ya, en todos los casos el canal que ha dado notoriedad a dichas creaciones ha sido Instagram. Es su esencia gráfica la que permite que el imagotipo de las casas de lujo se haya convertido en tal objeto de culto que, ahora, incluso absurdas y desmesuradas creaciones atraen lluvias de likes y, en algún lugar del mundo, alguien con mucho dinero decide apostar por comprarlas a modo de objeto de colección.

Sea pura burla o una auténtica obsesión o ambas lo que hay detrás de todo esto, la efectividad de la tendencia es innegable. Veremos cuánto dura y hasta donde llega. Por ahora, ya tenemos una serie en Netflix en la que la moda juega un importante papel: Neo Yokio