Estas fotografías inéditas de Kate Moss te harán sentir nostalgia por los 90

Drew Jarett publica un libro recopilatorio de sus primeras fotografías, cuando el oficio para él era solo un 'hobbie'.

Etiquetas:

El hubiera no existe y son contadas las ocasiones en las que la oportunidad toca la puerta otra vez. Para algunos afortunados, como el fotógrafo Drew Jarrett, su trabajo le dio la oportunidad de conocer la respuesta al What if.

1994 es la materialización de esta interrogante, con fotografías nunca antes vistas de Kate Moss, Stella Tennant y Milla Jovovich, entre otras, que se hubieran vuelto icónicas de haber visto la luz del día en una imprenta y quizás también si Jarett se hubiera tomado sus inicios en la fotografía más en serio.

Stella Tennant en una fotografía incluida en '1994'.

En aquellos tiempos, Drew se dedicaba a la peluquería y compartía un departamento en West London con dos amigos más: los ahora famosos Mario Sorrenti y Glen Luchford, ambos fotógrafos.

Sorrenti salía con una joven modelo llamada Kate Moss y juntos serían responsables de una de las campañas más emblemáticas de Clavin Klein y de la época: Obsession. Pero para eso aún faltaban unos años.

Cansado del negocio de estilizar cabezas, Drew decidió darle un nuevo oficio a la suya, tomo una cámara y, con gran libertad e ingenuidad, retrató todo lo que capturaba su atención, sus amigos, gente en la calle, backstage de los trabajos de sus roomates; todo bajo una luz especifica en la composición deseada. Creando la estética que caracteriza su trabajo aún 23 años después.

Portada de '1994'.

“La transición de cabello a imágenes fue muy natural para mí, había alcanzado la cima de mi profesión con el pelo, haciendo grandes cosas y me aburrí. Sentía que ya no presentaba un reto creativo para mí, así que empecé a tomar fotos de mi familia, niños y amigos, las modelos y los miembros del equipo con quienes trabajaba en ese entonces que también me eran muy cercanos”, cuenta Jarrett.

Publicado por IDEA, esta edición de tan solo 1000 ejemplares es una copia casi exacta del álbum fotográfico y de collages que Drew reunió y completó en 1993. Al año siguiente Sorrenti escribió su nombre en grafiti en la portada, dándole el nombre 1994

Kate Moss en una fotografía incluida en '1994'.

Aunque nunca fue concebido para ser publicado, esta cápsula del tiempo nos recuerda que en el arte, como en la vida, hay que proceder como si lo único inminente fuera el éxito.