De Beyoncé a Brigitte Macron: Una clase en 'fashion statements' (políticos)

Cuando el vestir se convierte en el mejor recurso para transmitir ideales políticos y opiniones.

Hay un momento del día en el que todas las personas nos enfrentamos con una decisión crucial. No todos tenemos que renegociar el TLCAN, ni elegir al candidato de nuestro partido, pero todos tenemos que vestirnos en la mañana. Así, elegir lo que vestimos se convierte en el acto más democrático que hay, donde personalidades públicas, políticos y simples mortales se cuestionan: ¿Qué me voy a poner?

En años recientes, la industria de la moda ha respondido a este dilema con diseños cargados de mensajes políticos, ya sea literalmente escritos en las prendas como las T-shirts The Future is Female de Dior, o con referencia a movimientos sociales y políticos de actualidad como la colección Bernie Sanders de Balenciaga. En una era de comunicación visual, la ropa es nuestra mejor pancarta y cada vez más personas, públicas y privadas, están utilizando este recurso para transmitir sus ideales políticos y opiniones.

Derechos reproductivos, feminismo y conciencia racial fueron la tendencia más repetida en la pasada semana de la moda en NY. En el mismo escenario, el mexicano Ricardo Seco se declaró como un “Proud Immigrant” con su colección Juntos, utilizando los lábaros patrios acompañados de esta frase. Una clara respuesta a la infames gorras Make America great Again, parodiadas también por DKNY. Seguro volveremos a ver esta tendencia en la próximas semanas, cuando comiencen de nuevo los desfiles, en los primeros días de septiembre. 

 

flashback ...Proud Mexican Immigrant biker jacket #juntostogether #yosoymexico

Una publicación compartida de Ricardo Seco (@secoricardo) el

Pero no todos toman el camino de Frank Ocean en el escenario de Panorama, con su serigrafía que, aunque pedía silencio, protestaba a gritos. Otras declaraciones políticas son más sutiles pero igual o incluso más poderosas. Toda América recuerda a Beyoncé y su cuerpo de bailarines en el medio tiempo del Super Bowl 50, ataviados al estilo Black Panthers, para interpretar FORMATION, la canción insignia del movimiento Black Lives Matter. En un eco similar, Brigitte Macron, la nuveau primera dama francesa, vistió un conjunto Louis Vuitton con alforjas militares el día de la toma de protesta de su esposo, declarándose en pie de batalla contra los detractores.

En la arena política es Angela Merkel quien ha llevado la batuta del estilo de las líderes mundiales, con su arcoíris de sacos combinados siempre con pantalones negros. Dilma Roussef era firme seguidora de esta regla. Hillary Clinton se declara “pantsuit aficionado” en su bio de Twitter y lo demostró felizmente en su campaña electoral, a pesar de las críticas por su imagen anticuada. Que nunca fueron tan severas como las que recibió la primer ministro británica, Theresa May, por su elección de calzado para recibir al presidente Peña Nieto. Unas botas de charol negras a la rodilla probaron ser muy escandalosas para los lords de los tabloides. 

Theresa May durante la ceremonia de bienvenida de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera (2015).


En México son famosas las frecuentes visitas que Elba Esther Gordillo hacía a la boutique Chanel, contrastando con el mensaje de austeridad que el gobierno proyectaba en otras épocas, incluso demeritando el atuendo de la ex primera dama Margarita Zavala, quien ha extendido su perenne rebozo a extremos tales, que ahora forma su inicial en el estandarte de campaña.

Todas estas personalidades nos aclaran que en estos tiempos no basta con gritar tus preferencias, debes vestirlas. Al final todo comunica. Y usted, ¿qué trae puesto hoy?