Burberry post Christopher Bailey

Tras la noticia de su partida, repasamos las aportaciones del diseñador a la marca inglesa.

Etiquetas:

“Mientras Burberry comienza la siguiente década de su viaje, Christopher ha concluido que tras 17 años, el tiempo es correcto para comenzar nuevos proyectos creativos”. El martes pasado, el mundo de la moda despertaba con este comunicado de la marca inglesa conocida por sus duraderas gabardinas y exclusivo tartán. Antes de Bailey, estos dos diseños eran los únicos motivos de fama de la marca inglesa.

Christopher Bailey y Cara Delevingne en London Fashion Week.

Burberry es ahora sinónimo de lujo, tecnología e innovación gracias, en gran parte, a la visión de Bailey; pero sobre todo, con las mancuernas que logró forjar junto a los otros CEOs, especialmente con Angela Ahrendts, a quien conoció durante su tiempo trabajando en Donna Karan, formando una verdadera power couple durante ocho años, hasta que se incorporó a la nueva estrategia retail del gigante de la tecnología Apple.

Ahrendts en la ultima presentación de Apple donde su abrigo Burberry acaparó la atención.

Durante este periodo fue que la firma se convirtió en lo que conocemos ahora: una marca de lujo reconocible, comprometida con la tecnología, innovando desfile tras desfile, introduciendo actos de música en vivo y utilizando, antes que nadie, todas las redes sociales para promover sus campañas y presentaciones. Este romance con la tecnología se hacía evidente aún en las tiendas donde los compradores podían interactuar con los espejos y pantallas, a través de aplicaciones de Google.

También se reconoce a Bailey como el responsable de modernizar la clientela al incluir a celebridades como Romeo Beckham, Harry Styles y Cara Delevigne (actual imagen de la marca) en sus campañas, front rows y pasarelas; convirtiéndose en el foco del reducida capacidad de atención de las nuevas generaciones sin parecer demasiado arriesgado para las mamás de Facebook.

Sin embargo, al igual que el confeti dorado con el que cerraban cada desfile, la fórmula de la firma inglesa terminó por perder su brillo, razón por la que, desde hace un mes, Marco Gobetti fue nombrado CEO de la compañía, esperando repetir la hazaña que logró al levantar y posicionar el nombre de Céline junto a la diseñadora Phoebe Philo, quien es una de las candidatas más mencionadas para continuar la historia de Burberry.

Desfile de Burberry (Londres, 2015).

Sea cual sea el siguiente paso de la marca que prácticamente monopoliza el lujo británico en la escena mundial, si el próximo capítulo de Christopher Bailey se parece en algo a su pasado, el futuro también hará historia.