Así es Alexandre Arnault, el gurú tecnológico que ha revolucionado LVMH

Tiene solo 25 años y es fruto del segundo matrimonio de Bernard Arnault. Amante de la música, el tenis y, sobre todo, la tecnología, Alexandre está modernizando el grupo del lujo de más de 200 años.

Solo tiene 25 años pero ya empieza a ser una de las personas a tener en cuenta dentro del mundo del lujo y la moda. Y no solo por su parentesco. Aunque eso también ayuda. Alexander es el mayor de los tres hijos que Bernard Arnaut, el hombre más rico de Francia y CEO del conglomerado de lujo LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton tuvo con su segunda esposa, la pianista canadiense Marie-Hélène Arnault.

Desde que se propuso trabajar para el conglomerado de su padre, Alexandre ha concentrado sus esfuerzos en introducir un aire fresco al imperio de LVMH. El último, la colaboración entre la marca alemana de equipajes Rimowa, propiedad del grupo, y Off-White, la marca del diseñador y DJ Virgil Abloh, ex colaborador de Kanye west.

 

🦈🦈🦈

Una publicación compartida de A.A (@alexandrearnault) el

Con solo 21 años ya empezó a asistir a desfiles pero no era su primera incursión en el mundo del “arte”. Desde muy pequeño alimentó su pasión por la música –seguramente heredada de su madre– y pinchaba bajo el apodo DJ Double A.

Su pasión musical consiguió que LVMH realizara cuatro conciertos sorpresa durante los shows de otoño/invierno 2015, con un protagonista estrella: Kanye West. ¿Quién si no a Alexander se le habría ocurrido algo así? Los shows se celebraron en el espectacular edificio de la Fondation Louis Vuitton, que el arquitecto Frank Ghery construyó a las afueras de París, y las entradas se agotaron en solo dos días.

Quienes lo conocen, aseguran que Alexandre es el que más se parece a su padre, tanto en sus intereses como físicamente. Alexandre es ambicioso, serio y observador. A ambos les une su pasión por el tenis y no ser asiduos en salidas nocturnas. La gran diferencia entre padre e hijo es la afición del segundo por la tecnología ya que, como buen millenial, es un nativo digital.

Por eso su padre, como buen empresario, es consciente de que la marca tiene que conquistar a gente como su hijo, que serán los futuros consumidores del lujo. Pero los esfuerzos de Alexander para introducir savia nueva en una empresa de más de 200 años, no se van a limitar a un puñado de conciertos.

 

With the artists on an empty red square by night ⚡️🎉🇷🇺

Una publicación compartida de A.A (@alexandrearnault) el

Se dice que él ha sido el responsable del fichaje del gurú digital de 45 años Ian Rogers como director de estrategia digital, un skater, amante de la música y empresario que ya en 1993 se dio cuenta de que Internet era el futuro (cuando aún nadie se había dado cuenta de que Internet era el presente). El fichaje de Rogers pretende arrastrar casas históricas de lujo como Louis Vuitton, Christian Dior, Fendi, Loewe y Rimowa al mundo del comercio digital. Algo que se ha materializó con el lanzamiento de 24 Sèvres, la web de compras de LVMH y su aplicación para el celular.

En cuanto a la propia trayectoria profesional de Arnault, el joven lleva apenas un año como co-CEO de la marca de equipajes Rimowa, propiedad de LVMH desde octubre del año pasado. Como señaló Financial Times, "la gente cercana a LVMH contaba que fue el joven Alexandre quien descubrió por primera vez el potencial de Rimowa, una marca que existe desde 1898. Aseguran que fue él el primero en acercarse a Dieter Morszeck, nieto del fundador". El chico ha mantenido una participación en el negocio que creó su abuelo y se ha convertido en co-director ejecutivo junto con Arnault .

 

Had to do it once in my life. I figured, why not here ... 😁

Una publicación compartida de A.A (@alexandrearnault) el

Alexandre parece el arma secreta de LVMH en términos de modernización del grupo. Y dada su propia descripción de sí mismo como un "fanático de la tecnología", es probable que sea solo cuestión de tiempo que aterrice en una marca más senior dentro del grupo. Siempre en los cuadros de mando, por supuesto.

*Artículo publicado originalmente en Vanity Fair España.