Un día en las carreras

Viajamos al interior de la Fórmula 1 de la mano de Rolex

Conocer la parte de atrás, las cocinas, las bambalinas, todo aquello que el público no ve pero que de manera inconsciente percibe que debe existir es una experiencia tan interesante o más que las propias carreras de Fórmula 1, uno de los acontecimientos deportivos más importantes del mundo y que este fin de semana se ha venido celebrando en la Ciudad de México.

Gracias a Rolex hemos podido investigar, como espías privilegiados, cómo funcionan (como un reloj) todos los elementos que permiten que esta ocasión sea disfrutada por el público como una de las mayores y más complejas maquinarias del mundo.

Es curioso que, mientras los aficionados ocupan las gradas, acuden a los numerosos puntos de venta de comida, bebida, recuerdos, encuentros... nosotros nos deslizamos por zonas cubiertas, pasillos secretos que nos hacen sentir por un momento pequeños descubridores de secretos. 

Nuestro anfitrión, la casa relojera Rolex, lleva implicada con los deportes de motor desde los años 30, cuando el mítico piloto Sir Malcom Campbell rompió la barrera de las 300 millas por hora con su bólido, el famoso Bluebird, con un Rolex en su muñeca. 

Desde entonces, otras asociaciones con carreras (Daytona, Le Mans) y la elección de compañeros de viaje de la talla de Sir Jackie Steward o más recientemente el nueve veces ganador de Le Mans Tom Kristensen han refoerzado su compromiso con un deporte que mueve a miles de aficionados en cada ocasión. La combinación de velocidad, resistencia y elegancia, y sobre todo esa prueba de rendimiento del hombre y la máquina han hecho que este deporte y Rolex formen un todo. 

Rolex, patrocinador principal de la Fórmula 1.

Tener la oportunidad de caminar por el Pit Lane es una ocasión muy especial. Es el lugar donde se encuentran las zonas privadas de cada equipo particpante, ordenadas en función de su última clasificación. Allí puedes cruzarte con Fernando Alonso, de McLaren Honda, con Kimi Räikkönen de Ferrari, o con el jovencísimo Esteban Ocon, uno de los nombres a tener en cuenta para el futuro, y que comparte escudería con el indiscutible corredor más esperado en México, Checo Pérez

Mientras ellos descansan, estudian estrategias o comparten impresiones con los miembros de sus equipos, la maquinaria no para. Algunos mecánicos se afanan en el trabajo con los neumáticos. piezas fundamentales en el desarollo de las carreras. Tan importantes como el chasis de fibra de carbono (se están implementando nuevos materiales que harán los coches aún más ligeros), las ruedas, que este año son más anchas, son un elemento fundamental en cada competición y se cuidan con el mimo de un orfebre.

Se les elimina la parte superior con calor, se estudia su temperatura, e incluso se les mantiene calientes con un un insólito sistema de calefacción. Su presión, dibujo, etc. son elementos que aseguran tanto la velocidad como la fiablidad en tramos en los que se superan centenares de kilómetros por hora. 

Rolex Ruedas

Uno de los momentos estelares de nuestro día se produce en el encuentro con una de las leyendas del automovilismo, Sir Jackie Stewart. Inmediatamente reconocible por su gorra y sus pantalones a cuadros, como buen escocés, ha sido una de las grandes figuras de las carreras por más de 50 años. Ganador de tres premios FIA Fórmula 1, se le sigue conociendo por su sobrenombre de El Escocés Volador. Único en lograr subir al podium en 43 ocasiones, ha sido parte de la familia Rolex por 50 años. Su presencia nos recuerda que la durabilidad y la precisión aseguran el éxito.

Formula 1

Pero si hay otro nombre que en tiempos recientes también ha ocupado el trono de los grandes de la Fórmula 1 ha sido el legendario ganador en nueve ocasiones de las 24 Horas de Le Mans, el danés Tom Kristensen. Hoy sigue manteniendo la figura de un deportista de élite, y nos explica, volante en mano, cuáles son las sensaciones, las emociones y la capacidad de respuesta dre un piloto encerrado en un espacio mínimo, cuyas pulsaciones en la competición son monitoreadas porque la adrenalina se dispara, un mínimo despiste puede dar lugar a perder una carrera y cómo el cuerpo pierde agua y sales mientras los campeones tratan de ganar un segundo más al contrario. 

Formula 1

Quizá el momento más interesante es observar con cuidado cómo el equipo Sahara Force India, comandado por los pilotos Checo Pérez y Esteban Ocón prepara los coches justo antes de iniciar una de las pruebas. Varios miembros se afanan en controlar digitalmente el estado del motor, la presión de los neumáticos... Todas y cada una de las necesidades del hombre y la máquina deben estar a punto para que no haya ni un solo fallo. 

Sahara Force India F1

Hay dos elementos fundamentales para que la seguridad de la cerrera no se encuentren comprometidas en ningún momento. Por un lado, los Safety y Medical Cars. Modelos Mercedes de última generación equipados con cámaras, sensores, conexión Wi FI y motores que poco tendrían que envidiar a algunos de los que participan en cerreras de competición. Un equipo médico vigila, conectado al Race Control, todos los movimientos de los corredores, preparados para que no haya ni la más mínima contingencia.

Medical Safety Cars

El Race Control se asemeja a una sala de controladores de aeropuerto. Hay un silencio en la sala que denota concentración. Numerosas cámaras y dispositivos funcionan en un concierto de luces e imágenes en tiempo real que permiten vigilar que tanto las reglas establecidas se cumplen y que la seguridad de la carrera no se vea comprometida. Cualquier suceso es obervado en tiempo real, se graban videos que en segundos pueden hacer cambiar el desarrollo de esta segunda prueba que estamos viendo. Ellos son los últimos jueces a la hora de tomar decisiones y su papel es vital para que la prueba se desarrolle con normalidad. 

Salimos de la sala con el convencimiento de que la Fórmula 1 es mucho más que lo que usted ve. Que es una maquinaria compleja, precisa e infalible. Como un buen Rolex. 

Race Control