¿Un Super Bowl de película?

El partido entre los Patriotas y los Halcones pinta para trama hollywoodense; uno es el veterano en triunfos y el otro jamás ha ganado un campeonato.

Etiquetas:

El del 5 de febrero podría ser un domingo cualquiera, un día con fútbol americano en la programación de la tv, la diferencia es que en este día estará en juego el trofeo Vince Lombardi, ese por el que suspiran todos los jugadores desde que inician una aventura en la NFL; a la par, millones espectadores alrededor del mundo estarán pendientes de lo que ocurra en el Super Bowl que en 2017 llega a su edición 51.

La cita es en Houston, una ciudad recurrente en las películas hollywoodenses, sobre todo en las referentes a las de misiones espaciales con mucha acción y efectos especiales. Ahora, los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Halcones de Atlanta, protagonistas de la justa, hacen honor a esas tramas estadounidenses. Los primeros son amplios favoritos, los veteranos, los liderados por la superestrella Tom Brady; del otro lado está un rival que muchos pensaban débil pero ha mostrado no serlo, nadie apostaba por ellos y ya está en la final, aun así, llega como un novato porque nunca en su historia ha ganado un Súper tazón.

Por hacer una semejanza entre el cine y el deporte, de ganar los Pats, Tom Brady ya podría hacer una cinta al estilo Will Smith y ostentar el título de ‘Soy leyenda’. El esposo de la top model Gisele Bündchen lleva 17 temporadas creando su propia historia. En ese lapso, el mariscal de campo de Nueva Inglaterra ha ganado cuatro títulos de la NFL, ocho campeonatos de la Conferencia Americana, tres premios como el Jugador Más Valioso del Super Bowl, dos MVP de la liga y ostenta muchos otras marcas que quedarán para la posteridad.

Como lo reza una famosa frase de la película ‘Braveheart’, “la fuerza de un guerrero depende del tamaño de su corazón”, algo así pasa con Matt Ryan (quarterback de Atlanta) quien ha sido parte de la NFL desde hace nueve años. En ese lapso ha sido criticado con dureza por su incapacidad para ganar los partidos grandes. Su récord de 1-4 en playoffs al comenzar el 2017 sustentaba los ataques hacia su carácter, pero en esta postemporada y de cara al Super Bowl, ha cerrado bocas gracias a un corazón valiente, a un amor propio a prueba de todo.

superbowl li entre patriotas y halcones pinta para final de pelicula

Julio Jones, de los Halcones, es hoy por hoy el mejor receptor de la NFL, se ha ganado a pulso el reconocimiento de la prensa y de sus propios rivales. Su estilo de juego está basado en un excelente juego de manos y una increíble velocidad, y es que una vez que atrapa el balón, es prácticamente imposible de alcanzar. Jones es un claro ejemplo de ‘Lo que el viento se llevó’.

Los Falcons pueden ser la versión de aquel equipo débil que todos vimos en la célebre película ‘Pequeños gigantes’. Por si no la recuerdas, en esa trama, un grupo de endebles chiquitines que se juntaron a jugar nada más que por diversión en el campo de su vecindario, enfrentaron a los mayores, al rival todopoderoso. Así luce Atlanta, del que poco se esperaba, frente a Nueva Inglaterra, que va por su quinto campeonato.

¿Quién no recuerda ‘Entrenando a papá’? Bueno, pues la historia de Bill Belichick no dista mucho de aquella que vimos en la pantalla grande. El coach de los Pats creció en el pequeño poblado de Annapolis y siempre estuvo pegado a su padre, un asistente del entrenador de fútbol americano de la Academia Naval. Desde niño estudió el deporte apasionadamente y hoy está considerado como el coach más exitoso de la era moderna en la NFL.

superbowl li entre patriotas y halcones pinta para final de pelicula

Scott Pioli fue el autor intelectual del gran éxito que tuvieron los Pats al inicio de la década pasada, después de muchos años de tradición perdedora. Salió de los Patriotas, se convirtió en ‘Mi villano favorito’, y tras un paso por Kansas City, en 2014 llegó a Atlanta para repetir la fórmula, convirtiendo a su nuevo equipo en un contendiente al título del Super Bowl.

Danny Amendola, Chris Hogan y Julian Edelman han roto el paradigma de que los blancos no saben saltar. Cuando en la mayoría de los equipos los receptores son de color, estos tres patriotas hacen maravillas para atrapar el balón, a pesar de no tener una complexión física portentosa ni mucho menos.

El de este 5 de febrero será un partido de pronóstico reservado, que se podría decidir por un simple detalle. Belichick es una mente brillante, pero su colega Dan Quinn, apenas en su segundo año como entrenador en jefe, ha despertado a toda la ciudad de Atlanta y ha demostrado que la unión del trabajo duro y el talento convierte lo imposible en un sueño posible. No te pierdas el desenlace de esta trama este domingo en el Super Bowl LI.