La sangre le sienta bien: Cine gore mexicano

Le presentamos algunas cintas de manufactura nacional que a veces asustan pero casi siempre rayan en el ridículo.

La sangre, ese vital líquido que tanto en el quirófano como en la pantalla grande luce tan impactante e incómodo, tiene su mayor esplendor en el cine gore. Violencia, terror, fantasía, mutilaciones y otras ‘delicias’ que apostamos, alguna vez has disfrutado ya sea con morbo o con culpabilidad. A continuación, algunas cintas de manufactura mexicana —de diferentes épocas y estilos pero con el común denominador del exceso de sangre en alguna de sus escenas — que a veces asustan pero casi siempre rayan en el ridículo. No lo niegues, estamos seguros que tienes ahí alguna de estas películas, escondida en el estante detrás de las de Walt Disney o Charlie Brown. Se vale taparse los ojos.

Vacaciones de Terror. 

¿Qué puede ser más gore que Pedrito Fernández y su novia (Gabriela Hassel) huyendo, en un tétrico bosque,de los diabólicos embates de una muñeca poseída? Gracias al cielo, como la película es (supuestamente) de terror, nos salvamos de que el cantante se pusiera a cantar a la menor provocación La de la mochila azul, Yo no fui o alguno de sus hits rancheros de miedo. Vacaciones de Terror es un monumento al cine kitsch que, aunque a usted no lo crea, provocó en su momento más escalofríos que Anabelle (esas paredes ensangrentadas eran bastante cutres, pero efectivas). En la segunda parte de la historia de la muñeca asesina que necesitaba sangre joven para sobrevivir (sí, se atrevieron con una segunda entrega), hay escenas realmente perturbadoras, como el salpicón de sangre en la cara de una niña disfrazada a la usanza Catman de KISS. cortesía de la muñeca asesina. Repetimos: aunque usted no lo crea.

via GIPHY

Los Parecidos.

“México es el país más surrealista del mundo” dijo André Breton después de visitar nuestro país en 1938 (y eso que no conoció a Jaime Maussan). Los Parecidos está ambientada —como si ya se nos hubiera olvidado — aquel fatídico 2 de octubre del 68 y ya es una película ya de culto en algunos países extranjeros, gracias a su simbiosis de ciencia ficción/terror con aire vintage a la Richard Matheson, que también retoma elementos de viejas series mexicanas como La Hora Marcada. Todo transcurre en una estación de autobuses una tormentosa madrugada (no podía de ser de otra manera) cerca de la CDMX, donde un grupo de personajes se encuentran atrapados sufriendo mutaciones extrañas. Si bien no es precisamente gore (de hecho está filmada en blanco y negro), contiene más de una escena perturbadoramente sangrienta, aunque, después de ver en la misma escena a James Bond, María Félix y Capulina (es en serio), no queda más remedio que aceptar que Breton… tenía razón.

via GIPHY

Atroz

Considerada como la película más violenta de la historia del cine mexicano, esta incómoda cinta independiente de 2015 muestra explicitas escenas de torturas, ejecuciones snuff y violencia extrema. No, no estamos hablando del noticiero de las diez de la noche, Atroz es una película muy gráfica sobre un par de asesinos seriales, que ha sido catalogada incluso como porn-gore. Ideal para llevarla a casa de tu novia y tus suegros para verla juntos, si es que quieres encontrar un pretexto para terminar con ella y no encuentras mejor idea que hacerlos creer que eres un verdadero maniático.

via GIPHY

La Invención de Cronos.

Un vampiro nacional que no tenía nada que ver con lo que estábamos acostumbrados en el cine mexicano (favor de remitirse a los noctámbulos y ridículos chupasangre que peleaban contra El Santo o a la tropicalización del vampiro gótico de Germán Robles), en una película que fue un gran preámbulo para la carrera del director Guillermo del Toro. La cinta trata sobre un extraño artefacto diseñado por un alquimista, que extrae la sangre (mucha sangre) y hace que el neo-vampiro pueda vivir eternamente.

La Noche de los Mil Gatos

Si la señora loca de los gatos de los Simpsons existiera, ésta película estaría en su colección de Blu-rays (junto con Los Aristogatos). Un millonario gusta de seducir atractivas mujeres en Acapulco no con el siniestro fin de asesinarlas y despedazarlas, sino para no dejar sin comer a sus miles de gatos. Ah, y el angelito conserva como trofeo, en frascos de vidrio, las cabezas ensangrentadas de las desafortunadas damiselas. No queremos ni imaginarnos cuántas cajas de arena ni pelotitas de estambre debe tener el tipo en su casa.

via GIPHY

Somos lo que hay.

Esta película mexicana, —de la que se hizo un remake en Estados Unidos llamado We Are What We Are—, hizo que muchos estómagos se revolvieran con sus sutiles escenas antropófagas, perpetradas por una nada adorable familia de caníbales tratando de sobrevivir tras la muerte del patriarca, quien era el proveedor de deliciosa (según ellos) carne humana. La película incluye gente sin nariz, desmembraciones y un no tan explícito pero sí perturbador festín caníbal. No, desafortunadamente no incluye un trompo de carne humana al pastor, lo cuál hubiera sido divertido y le quitaría un poco de solemnidad a una película con más pretensiones y buenas intenciones que buen uso de sangre de utilería. 

via GIPHY

Satánico Pandemonium: La Sexorcista

Con ese título, era como para ahuyentar a la gente del cine, pero lo cierto es que esta película de los años 70 que involucra al mismísimo satanás (aquí con look de Walter Mercado), toneladas de sangre y monjas en éxtasis, fue un hito en el cine de horror mexicano y una joya para los (muy de nicho, afortunadamente) seguidores de la nunsploitation gore. Si eres de los que sufrieron mucho por ir a una escuela de monjas que te torturaban con las tareas, ver esta película puede ser una verdadera catarsis. Uno de los fans famosos de la película es Rob Zombie, quien bautizó unos de sus discos con el título de la película; otro, Quentin Tarantino, que le puso así al personaje de Salma Hayek en From Dusk 'Till Dawn.

via GIPHY

Tintorera.

La leyenda dice que se utilizaron restos humanos para darle realismo al banquete de la tintorera asesina, la prima hermana azteca del Tiburón (Jaws) de Spielberg. Cine de serie B setentero con cuerpos mutilados y mucha sangre artificial… o eso esperamos si desestimamos los rumores. La película se reestrenó en el Mórbido Fest de 2013.

via GIPHY

Luna de Miel

Una de las joyas de la corona del cine gore mexicano contemporáneo. Luna de Miel es una película a medio camino entre el terror psicológico y el gore más explicito, de ese que haría que el Marqués de Sade se la pasara a gusto comiendo sus palomitas (con salsa) en la matinée. La película de 2016 trata sobre un tipo que secuestra y tortura a las chicas que le gustan. Fue bien recibida en importantes festivales alrededor del mundo y en México es una obra para esos iniciados en las nunca bien ponderaras artes del gore y el cine indie de horror.

via GIPHY

Santa Sangre.

“Lo que me pidieron fue sangre y violencia…y eso les di”. dijo alguna vez el director sobre esta película, pero a pesar del título y las intenciones gore de Alejandro Jodorowsky, Santa Sangre no es una película necesariamente del género. Si bien la escena de una sacerdotisa sumergiéndose en una alberca de sangre, la tribu lumpen desmembrando un elefante muerto y la mutilación de una bailarina exótica sí son muy sangrientas y... Esperen un momento, sí se trata de una película gore a pesar de sus pretensiones metafísicas. Y quien no esté de acuerdo, que arroje la primera víscera. 

via GIPHY