LA IMPARABLE E INCANSABLE EVA

Longoria habla en exclusiva de su poder político, el éxito en tv y de cómo casi pierde su oportunidad con Pepe Bastón.

Etiquetas:

El partido del 2016 no será Serena Williams vs María Sharapova como dicen los medios especializados. Será Serena Williams vs Pepe Bastón. Y no se disputará ni sobre pasto, tierra batida o cemento. La superficie será la única cancha de pádel que tendrá Los Ángeles. En la casa a estrenarse de los Longoria-Bastón.

“De Serena soy amiga hace mil años y Pepe está todo el tiempo: ‘Serena, ven que te desafío’. Ella se ríe y no le hace caso pero él insiste con que es un deporte bien distinto al tenis y que como él es muy bueno, le puede ganar. Estamos como locos tratando de que el arquitecto vea cómo tiene que construir la cancha, porque aquí no existe el pádel como en México. Pero mi marido es muy persuasivo, así que este año la termina y pone a Serena a jugarle seguro”.

Eva Longoria se frena en seco cuando nota mi sorpresa. Esta sorpresa obviamente no es porque una historia cotidiana deportiva involucre una superestrella como Serena Williams —después de todo, estamos desayunando en un café de Hollywood con Hugh Laurie en la mesa de al lado, Ewan Mc Gregor reclamando huevos en la barra y Heidi Klum hablando en alemán en su celular. Tampoco porque ella vaya a construirse una cancha de pádel —en Beverly Hills los famosos sin duda han pedido cosas mucho más exóticas—. Pero yo tenía entendido que debía entrevistarla sobre su compromiso con el Presidente de Contenidos de Televisa, soltero de oro mexicano, el hombre que recientemente le dio el anillo de rubí sangre de pichón al pedir su mano entre los vientos del desierto árabe, según reflejó toda la prensa del corazón, y parecería que llegué tarde a la cita y ya pasó por el altar.

“Para nada —me tranquiliza—. Lo que pasa es que desde que nos conocimos, o mejor dicho, desde la segunda vez que nos vimos, sentimos una conexión enorme, como si hubiéramos estado juntos toda la vida. Pepe empezó a referirse a mí como su mujer, yo a él como mi marido”. Y confiesa: “Ahora que se hizo público nuestro compromiso y tengo que llamarlo mi prometido es rarísimo, como si me hubieran bajado de categoría”.

El encuentro con Eva Longoria es temprano por la mañana, pero ella llega impecablemente peinada, maquillada y enjoyada (sí, el famoso anillo más delicados pendientes cuadrados de oro y brillantes, y un gran reloj blanco que, me aclara, es de una flamante colección que lleva su nombre pero es tan nuevo que todavía ni lo puso en hora). Ya realizó, aún más temprano, una entrevista radial por 'Telenovela', la deliciosa nueva serie de la televisión norteamericana de la que ella es protagonista y productora. Cada tanto mira su celular y da un respingo de alegría. “¡Sí, subimos en los ratings anoche!”, me explica. Además, Longoria está muy involucrada en la política. Por su activismo es considerada un factor fundamental en el 70% del voto latino que sacó Barack Obama, y ahora está en campaña por Hillary Clinton. Además, está dedicada a una serie de actividades de beneficencia. Las mujeres, la comunidad latina en EUA y los jóvenes con necesidades especiales de aprendizaje son su principal foco, y el Hollywood Reporter la nombró la Filántropa del Año.

“¿Cómo se hace tiempo para el amor?” “Estoy de lunes a jueves aquí trabajando como loca y de viernes a domingo me voy a México con Pepe. Y él viene mucho aquí también. Somos inseparables. Cuando nos conocimos, ninguno de los dos pensaba que se volvería a casar. Ambos lo habíamos probado, no había funcionado y creíamos que no era algo para nosotros. Era el típico caso en que estábamos suficientemente felices viajando, divirtiéndonos. No había necesidad de más. Y después algo, no sé qué fue, cambió. Nunca sabes qué te depara la vida”, subraya.

Eva Longoria y Pepe Bastón oficializaron su relación a fines de 2013, tras varios meses de rumores. Si bien durante un tiempo se había hablado sobre una posible reconciliación de Longoria con Eduardo Cruz —hermano de Penélope—, a finales de octubre de ese año, algunos medios de sociedad latinos y estadounidenses comenzaron a hablar de un “hombre de negocios rico y exitoso de México” en su vida. José Bastón llegó a Televisa en 1989 como empleado dentro del Canal 12 de Tijuana y escaló a su actual puesto directivo en 2008. Además es miembro del Consejo de Administración y del Comité Ejecutivo de la empresa, y miembro de los consejos de Cablevisión, SKY y Univisión.

Eva ya estuvo casada con la estrella de la telenovela americana General Hospital, Tyler Christopher, y el basquetbolista de los Spurs, Tony Parker. En cuanto a Bastón, la prensa lo ha situado a menudo entre los solteros más codiciados de la alta sociedad mexicana. Hasta diciembre de 2005 estuvo casado (durante diez años) con la actriz Natalia Esperón, y luego mantuvo una relación de siete años con la diseñadora de joyas Paola Saad.

Pero para la apertura del Museo Jumex en la Ciudad de México, a Bastón y Longoria se los vio sonrientes y agarrados (él la tomaba por la cintura a ella, que lucía un vestido blanco y negro con figuras ondeantes que no muchos cuerpos soportarían). Quienes les rodeaban y han hablado para diferentes medios de comunicación latinos afirmaron que estaban muy enamorados y que él intentó cortejarla “como un auténtico gentleman”.

Eva me cuenta cómo fue. “Desde hace más de una década que soy amiga de Ricardo Barroso, y cada vez que voy a México lo visito. Yo justo acababa de romper una relación, y tenía que ir a México por trabajo de mi fundación. Ricardo me sacó a cenar y me dijo: ‘Quiero que conozcas a Pepe Bastón, de Televisa’.


*Descubre la historia completa en nuestra edición de marzo.