Los Trump han gastado casi dos millones de dólares redecorando la Casa Blanca

Contraten a Chip y Joanna Gaines. Ellos podrían hacerlo a un bajo costo.

Hasta ahora, la administración del presidente Donald Trump ha gastado $1.75 millones de dólares en mobiliario para la Casa Blanca y sus 11 oficinas, de acuerdo con NBC. No suena nada bien. ¡Es mucho dinero! ¡Chip y Joanna Gaines lo han hecho por menos durante todos los episodios de sus cuatro temporadas! ¿Trump ha considerado el uso de madera traslapada? Pero parece que va bien de tiempo. La publicación estima que el expresidente Barack Obama gastó un poco menos —$1.5 millones— en el mismo periodo, de acuerdo con la base de datos de la Administración de Servicios Generales.

Se muestran las cifras de todos los artículos comprados, pero desafortunadamente no aparecen los detalles de quién va a usarlos. La base de datos incluye todo lo que hay en la Oficina Ejecutiva del presidente, así como de las 11 agencias adyacentes de la Casa Blanca, como el Consejo de Seguridad Nacional y la Oficina de Administración y Presupuesto (aunque dos de ellas, el Consejo de Calidad Medioambiental y la Oficina de Ciencia y Políticas Tecnológicas, están vacantes actualmente).

De cualquier modo, presentamos las cifras: alrededor de $29,000 dólares fueron gastados en “revestimientos del mobiliario”, y $10,000 en “recubrimientos del piso de un mayorista de enseres domésticos”. “Dado que “doméstico” aparece en la mención de los artículos, la NBC supone que se tratan de piezas para la residencia privada. Más vagos son los $17,000 dólares empleados en tapetes a la medida, $5,000 en tapices, y los $7,000 que se fueron en algo llamado “pedestales de mobiliario”, un artículo necesario que seguramente existe. Una enorme mesa de conferencias antigua del mismo sitio en donde Richard Nixon compró la suya costó $12,800. La cifra más alta —$291,000— se invirtió en “muros de oficina” y la NBC sugiere que éstos fueron para la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos.

Quién, exactamente, está pagando todo esto sigue siendo tan incierto como las declaraciones de impuestos de Donald Trump. Un vocero de la Casa Blanca dijo que lo estaban investigando. Trump le dijo a Time que él pagó por el gran chandelier del comedor (que combina con la enorme pantalla que instaló). Y las familias presidenciales generalmente reciben $100,000 dólares para emplearlos en remodelaciones de las habitaciones privadas de la Casa Blanca, tales como la Oficina Oval. Obama rechazó el presupuesto y pagó muchas de las renovaciones de su bolsillo.

A Trump, un verdadero hombre de bienes raíces, le encantan las remodelaciones. Como comentó a
Time después de que la Administración de Servicios Generales destripara el comedor de la Casa Blanca, “Encontramos oro detrás de las paredes, lo que yo siempre supe. Las renovaciones son grandiosas.” ¿No suena nostálgico? Como si él quisiera poner sus manos en un proyecto de renovación personal sin estar en deuda con los contribuyentes. Mmm. Muchos de los contratos de la administración de Trump fueron firmados en agosto, en la época en que el presidente abandonó la Casa Blanca para irse a Nueva Jersey para dejar espacio a las reformas programadas (como el nuevo aire acondicionado). En febrero, la portavoz de Melania Trump, Stephanie Winston Wolkoff, anunció que la familia había contratado a la decoradora laosiano-estadounidense, Thammanoune Si Kannalikham. Fue una elección sorpresiva, dadas sus preferencias por el estilo americano, y no el contrabando de Luis XIV que define, por ejemplo, el penthouse de la Trump Tower. Quizás ella esté detrás de los “pedestales de mobiliario”.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.