Por amor al barrio. Las iniciativas ciudadanas que reactivan CDMX

Los residentes y comerciantes de la Ciudad de México trabajan para levantar (con o sin ayuda de las autoridades) la economía de las colonias devastadas por el sismo del 19 de septiembre

“Me quedo en la Condesa porque ahora es cuando más se necesita. Abandonarla sería cruel y egoísta, como abandonar a un viejo amor que nos ha dado todo y al que aceptamos pese a todo... Me quedo en la Condesa porque este es mi lugar”. Este mensaje apareció en una de las paredes de la popular colonia de la Ciudad de México unos días después del sismo de 7.1 grados del 19 de septiembre.

A poco más de un mes de lo sucedido, esa pinta en un muro de las colonias más devastadas representa a la perfección la posición de habitantes y comerciantes de este y otros barrios. Es la gente de la Condesa, la Roma, la Juárez, la del Valle y la Narvarte –por mencionar solo algunos– la que ha decidido levantar su colonia y reactivar su economía con o sin la ayuda del gobierno en turno.

Construyendo puentes

Other People, la agencia de relaciones públicas que dirige Omar Ochoa, 38 años, está ubicada en los límites de Roma y Condesa, justo frente al edificio de Álvaro Obregón 286 que colapsó a raíz del terremoto. Días después del desastre natural, Ochoa y sus colegas camminaban por una zona caótica y triste y por ello decidieron hacer algo por el barrio en el que vivían y trabajaban.

Nació Soy mi barrio, una iniciativa que busca revitalizar la vida comercial de la colonia poniendo en contacto trabajadores y comercios que siguen operando. Soy mi barrio cuenta las historias de personas que a pesar de todo siguen y seguirán ahí. Las publicaciones se hacen a través de Facebook e Instagram. “Queríamos crear una plataforma que pudiera conectar a los comerciantes y profesionales con aquellos que pueden consumir o contratarlos”, explica Ochoa a Vanity Fair. “Muchos de ellos no tienen acceso a redes sociales. No son parte de este núcleo tan comunicado y si no hay una forma de comunicación se quedan olvidados”.

El publicista asegura que lo que se buscan es que la iniciativa se convierta en un puente de comunicación y que la publicidad se haga de boca en boca. “Subimos también información de otras colonias. Queremos que la gente se vuelque y vaya a ayudar sin importar la delegación o el barrio”.

Creando comunidad

Hay quienes han optado por organizar eventos que inviten a la gente a volver a las calles, a apropiarse de espacios públicos y a generar comunidad. #VaporlaRoma es otra iniciativa impulsada por vecinos y emprendedores de esta colonia que promueve el cuidado entre ciudadanos, el trabajo en equipo y el apoyo mutuo. “Buscamos trabajar por un bien común, que es reactivar la economía local a través del arte y la cultura”, dice un comunicado firmado por los proyectos Jóvenes artesanos, Dada Room, Amor Casero, Aborigen, Puerto Roma, La Oliva, La Tirana, Bonetta y Kebab Bistrot. Estos nueve negocios involucrados hasta ahora generan cerca de 400 empleos directos y 50 indirectos en distintas entidades del país.

Carlos Catalán, dueño de la heladería Amor Casero y uno de los promotores de la iniciativa, relata que el primer mes después del terremoto ha sido difícil para todos los que trabajan en la zona. “La gente no quiere venir, todavía se siente la tristeza”, comenta. “Por eso nos empezamos a agrupar”.

 

Va por la roma

Además de reactivar la economía de una colonia –en donde el 70% de la riqueza la generan los negocios dedicados a los servicios según datos la Secretaría de Desarrollo Económico#VaporlaRoma busca fortalecerla y lograr la reconstrucción social de la misma. Por eso, a partir de noviembre se realizarán actividades que van desde pinta de murales en paredes donadas por los propios vecinos, talleres de técnicas artesanales, conciertos, eventos de degustación y hasta la presentación de un helado inspirado en La Roma.

Catalán indica que actualmente están trabajando en un corredor cultural y gastronómico en esta zona de la CDMX y que todos los eventos y actividades se anunciarán a partir del 1° de noviembre en su página de Facebook. “Es una iniciativa a largo plazo. Se trata de echarnos la mano unos a otros. Es un tema social y visual. Queremos crear comunidad y de mantenerla”, indica el empresario de 38 años.

Haciendo compromisos

Barrio te quiero es otro esfuerzo ciudadano que busca reactivar y reconstruir los barrios de la Ciudad de México. A través de una plataforma digital ciudadanos y empresas publican los compromisos (a corto y largo plazo) que están dispuestos a cumplir: donaciones, facilitar un espacio disponible para almacenar cosas, documentar historias, ayudar a construir casas o cualquier otra forma de ayudar. “De esta manera todos vemos a lo que se compromete el otro y si alguien necesita ayuda del otro se genera una colaboración”, explica María del Mar Reyes, una de las promotoras de la iniciativa.

De acuerdo con la empresaria de 32 años, en un futuro además de ver los compromisos en la web, los “aliados” —como les llaman a quienes publican sus compromisos— podrán subir sus avances. “Estamos enfocados en promover el consumo local y reconstruir las colonias afectadas desde cualquier industria”, dice Reyes. “No importa la profesión ni el nivel de tu compromiso mientras sí lo lleves a cabo”.
 

A un mes de habese lanzado, la web ya cuenta con 105 aliados quienes se han comprometido de formas diversas. “La ayuda viene en tamaños y formas distintas. En esta iniciativa no tenemos cabeza, pero tenemos muchos pies y todos caminamos en el mismo sentido”.

No cabe duda, hay una Ciudad de México antes y después del 19 de septiembre de 1985 y también la habrá después de lo sucedido el 19 de septiembre de 2017. Sin embargo, esfuerzos ciudadanos como los anteriores comienzan a dibujar el bosquejo de una más fuerte y unida, una que se levantará una vez más gracias a su gente.