La fiesta de Macri celebra un paso necesario para 2019

Cambiemos, el partido del presidente argentino, se llevó una clara victoria en las elecciones legislativas; Cristina Kirchner es una ahora senadora y no se da por derrotada.

Para celebrar hubo baile y cumbia. Los papelitos de colores dignos de una fiesta cayeron encina del presidente argentino Mauricio Macri luego de enunciar su discurso de victoria casi a la media noche de este domingo. Con un 40% de los votos, su partido, Cambiemos, se llevó las elecciones legislativas, un paso que en Argentina se considera clave para las presidenciales (2019).

La fiesta donde el “no vuelven más” (en clara referencia a la vuelta de la expresidenta) no era para menos, pues con el resultado de este domingo, el actual mandatario ya acumula un poder casi total en Argentina, un resultado que ni ellos esperaban. Hace unos años, Cambiemos se veía pequeño, con presencia casi local en Buenos Aires, pero ahora ha demostrado que es fuerte en todo el país.

Antes del domingo, una ola de eventos aguafiestas vislumbraba que la victoria para Cambiemos no sería tan sencilla. En plena campaña, la desaparición del joven tatuador de 28 años en una protesta de indígenas mapuche el 1 de agosto generó una crisis política. Esto se sumaba a la económica que es la peor en América Latina, solo por debajo de Venezuela. No obstante, salieron triunfadores en cinco de los mayores distritos, algo que no había logrado un partido de oposición desde 1985.

En la otra cara, la de los que se quedaron fuera de la fiesta, Cristina Fernández de Kirchner sufrió una durísima derrota, la cual se avista como el principio del fin de su exitosa carrera política y una poco probable vuelta a la Casa Rosada. Con el 99% de los votos contabilizados, Esteban Bullrich, candidato de Macri, obtuvo el 41.38%, versus 37.25% que logró Kirchner. Casi 400,000 votos de diferencia.

“Siempre los vamos a escuchar”, dijo Macri en relación a que harán de la oposición también parte de su política. "Hoy ganó la certeza de que podemos cambiar la historia para siempre. Queremos lograr algo grande, un país decidido a hacer las cosas bien. Y esto es solo el principio, recién estamos empezando a transformar la Argentina", agregó.

UN NUEVO PANORAMA

La expresidenta, pese a no haber logrado un resultado positivo, no se da por derrotada. Al ganar como senadora, ahora estará en el Congreso, lugar desde donde luchará para seguir en la contienda. Para ella, esto no fue una derrota para Unidad Ciudadana.

“Hemos sido capaces de crecer y de enfrentar a la más enorme concentración de poder de la que se tenga memoria”, dijo Kirchner a todos los que la acompañaron hasta la medianoche del domingo, un día en el que, asegura, “empieza todo”.

Luego de 13 años de kirchnerismo, los argentinos parecen querer dar una oportunidad al macrismo. Una confianza que se impone a la crisis económica que, aunque pesa sobre todo el país, ha beneficiado a la clase social que vive del campo por la bajada de impuestos… y prefieren la continuidad el proyecto actual.

Luego de que Macri ganara en 2015 por una ventaja mínima, ahora se alza con una aplastante mayoría en un país donde votar es obligatorio. Al parecer, la lenta recuperación —pero recuperación al final—, ha sido ese voto de confianza para el empresario de origen italiano que comenzó con un sueño en la política y ya lo ve materializado.