¿Es José Antonio Meade la derecha del PRI?

Tras el anuncio de José Antonio Meade como candidato por el PRI, este es el mapa que se dibuja de cara a las elecciones de 2018.

La tradición tecnócrata

En 1981 el entonces Secretario de Programación y Presupuesto , Miguel de la Madrid Hurtado, fue designado candidato del PRI a la Presidencia de la República. En 1987 el entonces Secretario de Programación y Presupuesto, Carlos Salinas de Gortari, fue designado candidato del PRI a la Presidencia de la República. En 1994, tras la muerte de Luis Donaldo Colosio, el Dr. Ernesto Zedillo Ponce de León; quien había fungido como Secretario de Programación y Presupuesto, fue designado candidato el PRI a la Presidencia de la República. En el 2017, treinta y seis años después de que el primer tecnócrata haya asumido la candidatura del PRI a la Presidencia de la República, el Dr. José Antonio Meade, Secretario de Hacienda, se separó de su cargo y se considera virtual candidato del PRI para la Presidencia de la República. De ganar la elección del 2018 al acabar ese sexenio México cumpliría 43 años ininterrumpidos de gobiernos tecnócratas de derecha.

La resistencia interna


Con la precandidatura del Dr. Meade, por más que no lo quieran admitir, el PRI se asume como partido de derecha. Aunque esta designación es bien vista por el sector empresarial hay un creciente malestar en las bases del partido, ya que José Antonio Meade no es militante del PRI. También es relevante que el Dr. Meade es representativo de la élite nacional no del sector obrero campesino, base del PRIísmo tradicional. Aunque poco tiempo después de su renuncia a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP) la dirigencia de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y de la Confederación Nacional Campesina (CNC) hayan acobijado al ya pre candidato, se antoja difícil que las organizaciones laborales apoyen a un hombre que les subió el precio de los combustibles y ha evadido posicionarse en cuanto a elevar el sueldo de los trabajadores mexicanos en las actuales renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Si los obreros y campesinos no se sienten representados por el PRI ¿Para donde van a voltear? Van a voltear a la izquierda.

El debate del 2018


En el 2018 Meade tendrá la tarea de defender los resultados económicos de los últimos 37 años de gobiernos tecnócratas. Su discurso es predecible –estabilidad macroeconómica, baja inflación, reformas estructurales, etc…–. Sin embargo, también tendrá que explicar cómo es que aun con un incremento de cerca de 800% en materia de comercio exterior a partir de la firma del TLCAN México sigue con los mismos niveles de pobreza y corrupción que en 1992, antes de que el tratado entrara en vigor. Aunado a esto, Meade tendrá que dar la cara por los fracasos en seguridad pública de los últimos 12 años, ya que fue funcionario de alto nivel tanto en los equipos de Felipe Calderón Hinojosa como en el gobierno de Enrique Peña Nieto. Hay muy poco de lo que Meade se pueda deslindar políticamente.

En el 2018, después de una complicada renegociación del TLCAN, México tendrá que definir si continúa por el mismo camino económico o si decide emprender un camino distinto. Es claro que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) será al abanderado de una opción alternativa y de izquierda, pero, ¿quién será el que lleve la bandera de los tecnócratas? ¿Meade?

¿Una elección de dos?


En una encuesta publicada recientemente por el diario El Universal, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) lidera las preferencias electorales con un 30%, seguido por el Frente Ciudadano (PAN, PRD. MC) con un 21% - 22% (dependiendo del candidato Anaya / Mancera) y finalmente con un 16% del PRI con Meade como candidato. En este escenario hay cuatro posibles “campeones” de la derecha: Meade, Anaya, Mancera y Margarita Zavala.

¿Quién quedará al final como el principal competidor de AMLO? Y lo más importante, ¿qué tendrán que hacer para llegar allí?