Al Gore: “Trump es un inconveniente para el cambio climático, pero no es una verdad”

Conversamos con el Nobel de la Paz y nos dice porqué Trump es un experimento que podría ser cancelado y sus razones para no confiar en Vladimir Putin.

“Hablo espa-ñoul, pe-rouh muy poqui-touh”, dice Al Gore cuando nos recibe. La de la ocasión no es una charla rutinaria para hablar de política o la paz mundial sino de la estrategia de promoción de su segundo documental sobre el calentamiento global, An Inconvenient sequel: Truth to Power.

El documental que tenía su premiere en México esta noche en el marco del Festival Internacional de Cine de Morelia sigue al ex vicepresidente de Estados Unidos (convertido hoy en ambientalista) en su camino por seguir haciendo públicas las consecuencias del cambio climático. El filme se centra esta vez en la política alrededor de esta compleja realidad y destaca a Donald Trump, el presidente que ha catalogado el fenómeno como una invención, y que incluso intentó retirar a EE UU de los acuerdos de París, como uno de los obstáculos para generar políticas que aboguen por el planeta.

¿Es entonces Trump la inconveniente verdad para avanzar hacia una solución del cambio climatico? “Ciertamente es inconveniente, pero es una verdad”, zanja. “Ha colocado en casi toda la parte ejecutiva del Gobierno gente relacionada con la industria de los contaminantes, pero incluso sus propios seguidores se sorprenden”.

Apenas hace unas semanas el titular de la Agencia de Protección al Medio Ambiente de EE UU celebraba que Trump hubiera accedido a firmar un acuerdo para potenciar las plantas de carbón, un golpe a una gran avance de la administración de Obama. “Hay una distinción entre Trump y el resto de Estados Unidos. Él se está aislando a sí mismo”, expresa. “Estamos en el Tratado de París y vamos a sobrepasar sus metas”.

Gore, que se define a sí mismo como un “político en recuperación” habla también de otro controversial líder: Vladimir Putin. Cuenta que le conoció cuando era alcalde y que le veía de forma positiva. Sin embargo, hoy ve con otros ojos al presidente de Rusia. “ Putin representa un gran peligro al mundo y no confío en lo que él dice. Su invasión de Ucrania amenazó la paz. Su invasión digital en el proceso electoral de EE UU me preocupa”, expresa. “¿Deberíamos contemplar la posibilidad de trabajar con él? Sí, pero no creo que sea una fuerza positiva para el mundo”

Luego de este paréntesis en la charla, Gore vuelve a Trump y cita una encuesta en la que un 60% de los estadounidenses desaprueban lo que hace y un 65% reconocen sentirse avergonzados de que sea su presidente. Al final del día, para Gore, la administración de Trump podría ser como la dinámica de la ciencia médica. “Este experimento con Trump tiene menos de un año y en medicina y ciencia los experimentos terminan antes por razones éticas. No sé si eso sucederá con este experimento pero ya hay investigaciones alrededor”, bromea. “No hace nada, solo insulta a la gente, tuitea, tuitea y yo estoy entre el 65% que se siente avergonzado”.