Guillermo del Toro: “No le voy a ningún partido político. Solo tengo fe en la ciudadanía”

El realizador revela porqué no cree en la clase política y las razones por las que el caso Weinstein debe ser en realidad una reflexión más amplia sobre la violencia contra la mujer.

Etiquetas:

Aunque el motivo que le ha traído al Festival Internacional de Cine de Morelia es el estreno en nuestro país de su más reciente (y galardonada) cinta La forma del agua, Guillermo del Toro no tiene filtros cuando expresa su desencanto por la clase política de México. “Si me preguntan a qué partido político le voy… a ninguno. La neta, con los partidos es como se dice: que la locura es repetir lo mismo y esperar un resultado diferente”.

El realizador aseguró que la posibilidad de un cambio social está fuera del viciado círculo político. “La única solución a la que le puedo tener fe es a la ciudadanía”, ha señalado durante una rueda de prensa en el XV FICM. Del Toro se ha referido a la respuesta ante los recientes terremotos como una muestra del potencial. “La reacción que provoca orgullo es la ciudadanía, es la reacción ejemplar: movilización, protección, memorialización de los hechos. Para mi ese el principio del fin".

El creativo reconoció que no opina desde una posición cómoda, pues como cualquier profesional trata de hacer alguna aportación, aunque en su caso como cineasta. De hecho, sin ahondar en detalles, señaló que en breve hará un anuncio al respecto. “Dentro de un par de días vamos a anunciar una cosa que estamos preparando, de participar primero como ciudadano luego, como alguien que tiene un foro público, que puede exigir mayor o menormente”.

Al hablar de su cinta, que le valió el León de Oro en la más reciente edición de la Muestra de Venecia, aseguró que se trata de su cinta “más personal” y que surgió luego de una “crisis” que le generó su anterior filme La cumbre escarlata y que lo orilló acercarse al quehacer fílmico dejando de lado su experiencia meramente personal.

El mexicano, uno de los productores y directores más respetados Hollywood también abordó el caso de Harvey Weinstein y dijo que debería ser un catalizador para una revisión “en serio y amplia” de la violencia generalizada contra la mujer, que atribuye a un “sistema milenario, completamente fracturado”. “De eso hay que hablar. Me parece infinitamente más útil hablarlo en serio y hablarlo en México, no necesitas super héroes americanos, sino los super héroes locales y villanos locales. Un extremo absoluto: el feminicidio consuetudinario, ocurre a diario, esa es la conversación que hay que tener a diario en el lugar de trabajo y con uno mismo”.

Fue bastante contundente y enérgico en su respuesta cuando increpó a un reportero. “¿Qué pasa en tu ámbito de trabajo que hayas visto? Me cae de madres que algo pasa, lo has visto… ¿has hecho algo? De eso hay que hablar”.

El oriundo de Guadalajara también señaló que aunque su carrera se desarrolla mayormente en el extranjero, aún sigue involucrado en proyectos en México, como un documental sobre Ayotzinapa que prepara junto a su eterna cómplice, la productora Bertha Navarro, quien le propuso la idea hacer tres años cuando estalló el caso. “Estamos todavía documentando, viendo qué falta, qué sobra, estamos trabajando en eso”