Un programa de caricaturas provocó un boicot a McDonald’s

Volvieron a hacer la salsa Szechuan, pero no fue suficiente.

Rick and Morty, creado por Dan Harmon, de Community, es la comedia número uno entre los millennials. Su popularidad ha crecido desde que se estrenó en Adult Swim, en 2013, y este fin de semana inspiró a McDonald’s a lanzar un día de los fanáticos que se volvió más grande de lo que creyó la cadena de hamburguesas.

En el primer episodio de la tercera temporada The Rickshank Rickdemption, que salió al aire en abril de 2017, el científico loco y abuelo de Rick Sanchez (cuya voz es la del cocreador Justin Roiland) es interrogado por un alien de la Federación Galáctica para descubrir los secretos de su portal gun, lo que le permite a él y a su nieto Morty (cuya voz también hace Roiland) viajar a universos paralelos. Pero lo importante es que Rick se da cuenta de que los aliens han logrado introducirse en su mente y en sus recuerdos para interrogarlo, y los lleva a McDonald’s, en donde, en 1998, la cadena lanzó una edición limitada de la salsa para McNuggets “Szechuan”, para anunciar la película Mulan, y luego la descontinuó.

La broma de la salsa Szechuan tuvo tanto éxito que McDonald’s envió algunas botellas de salsa a Roiland, las cuales compartió con el resto del equipo de Rick and Morty. Y después McDonald’s voló demasiado cerca del sol.

La semana pasada, la cadena de los arcos dorados anunció que solo por un día tendrían salsa Szechuan en todas sus sucursales para los fans de Rick and Morty, que estaban ansiosos de probarla desde que el inicio de la temporada les recordó lo que se habían perdido todo este tiempo. Pero parece que McDonald's subestimó la cantidad de fanáticos que harían fila para probar la mezcla de sriracha (chile fermentado), jengibre y nostalgia, enviando únicamente 20 paquetes de salsa a cada tienda, provocando que la mayoría de los interesados se fuera a casa solo con salsa cátsup.

McDonald’s publicó una disculpa la tarde del sábado después de que resultó claro que el evento no había salido como lo planearon.

El hashtag #szechuansauce mostraba una total desilusión y los fanáticos promovieron un boicot en el que se sugería ir a Wendy’s y se publicaban enlaces de páginas de eBay en los que la salsa se vendía por miles de dólares, o sugerían que quizás Jerry, el desafortunado yerno de Rick, estaba detrás de todo esto.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.