Tom Hanks no está interesado en proyectar The Post para Donald Trump

El actor afirma que no querría llevar la película a la Casa Blanca incluso si estuviera invitado. ¡Qué sorpresa!

Etiquetas:

Tom Hanks quiere poner a Donald Trump sobre aviso. Cuando The Hollywood Reporter le preguntó si estaría interesado en hacer una proyección de The Post —el drama de Steven Spielberg sobre periodismo actual— en la Casa Blanca, el actor declinó rápida y contundentemente.

“Creo que no lo haría”, comentó a THR, “Miren, yo no creí que las cosas fueran a ser así el noviembre pasado. No era capaz de imaginar que viviría en un país en donde los neonazis desfilaran con antorchas en Charlottesville e hicieran bromas sobre Pocahontas enfrente de los navajos que crearon su propio código de comunicación”. 

Hanks no está precisamente sorprendido, sobre todo en el contexto de la trama de The Post. La película está basada en la historia real de la decisión de The Washington Post de publicar los Pentagon Papers, a pesar de la ira de la administración de Nixon

No parece el tipo de filme que le interese a la administración actual con todas sus quejas sobre hechos flexibles y “noticias falsas”. Y también está el hecho de que Donald Trump ha atacado de manera personal y pública a la coestrella de The Post, Maryl Streep, llamándola una de las actrices de Hollywood más “sobrevaluadas”. Streep respondió formalmente a Trump mediante un elegante discurso, y luego de manera informal llevando un bolso son una fotografía de Barack y Michelle Obama sonriendo y bailando.

En respuesta a THR, Hanks expresó que ha llegado el tiempo para que la gente tome medidas y actúe ante la administración actual. “Este es el momento en que, en cierta medida, nuestras elecciones personales tendrán que reflejar nuestras opiniones. Debemos comenzar a votar, de hecho, antes de las elecciones. Así que yo probablemente vote por no asistir”.

Aunque algunos miembros de la administración de Obama se relacionaron con Hollywood —albergando proyecciones, conviviendo con estrellas de cine (incluyendo a Hanks) e incluso presentando premios en los Óscares— la administración de Trump se ha enfrentado con grandes controversias. Hubo problemas desde el comienzo, con una proyección de Buscando a Dory en la Casa Blanca que tuvo una reacción violenta en enero. La proyección tuvo lugar el mismo fin de semana en que ocurrieron vehementes protestas en contra de las órdenes ejecutivas de Trump, que prohibieron a los ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana entrar a Estados Unidos.

La decisión de proyectar una película de Pixar mientras miles de personas inundaban las calles fue francamente lamentable. E incluso Ellen DeGeneres, quien hacía la voz de Dory, encontró una manera astuta de aludir el asunto, señalando que Buscando a Dory es una película sobre una familia que se reúne (mientras que la prohibición las separaba). Desde entonces, la Casa Blanca no ha anunciado proyecciones de películas y se ha posicionado como enemigo de la élite de Hollywood (y viceversa, a menos que se trate de Sean Spicer). Hanks, como Streep, probablemente se encuentra en este rango.
Los representantes de la Casa Blanca no han hecho comentarios al respecto a Vanity Fair.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.