Taylor Swift, sucumbe, un poco, a Spotify

Tras su lanzamiento el 10 de noviembre, los fans sólo tendrán que esperar una semana para escuchar 'Reputation'.

Etiquetas:

Reputation, el álbum de Taylor Swift, será lanzado el 10 de noviembre, después de meses de adelantos en Instagram, comerciales en UPS, e incluso rumores de que Swift cantaría en el espectáculo de medio tiempo del College Football National Championship. Pero los fans que quieran escucharlo tendrán que esperar un poco más. De acuerdo con Billboard, el álbum no estará disponible en Spotify ni en otros servicios de streaming durante la primera semana de su lanzamiento. De todos modos, es un tiempo muy breve comparado con los años que Swift ha pasado tratando de alejar su música de estos medios. ¿Estará cediendo para calmar a los fans? ¿O para admitir la realidad de la distribución moderna de la música?

La historia entre Swift y Spotify es larga. Después de que lanzó 1989 en 2014, Swift no permitió que el álbum apareciera en Spotify u otros servicios de streaming, como Pandora. No fue hasta junio de 2017 cuando finalmente se rindió y permitió que su catálogo completo de música fuera incluido en estos medios.

Los sencillos del nuevo álbum, Look What You Made Me Do,...Ready for It? y Gorgeous han tenido éxito en las listas, con Look What You Made Me Do manteniendo un lugar estable entre los primeros títulos del top 100 de Billboard después de su lanzamiento. Pero no se está perfilando para ser el monstruoso hit que fue 1989, el cual vendió casi 1.3 millones de copias en la primera semana y le valió tres premios Grammy, lo que aumentó las ventas una vez más. Ella puede estar en contra de los servicios de streaming, como cuando escribió en la sección de Opinión del The Wall Street Journal, en julio de 2014, pero, en general, ya no parece resistirse a la marea de la industria de la música.

“La música es arte, y el arte es importante y rara”, dijo entonces. “Las cosas importantes y raras son valiosas. Las cosas valiosas deben ser pagadas. En mi opinión, la música no debe ser gratuita, y mi predicción es que los artistas y sus sellos algún día podrán decidir el precio de un álbum. Espero que no se subestimen a ellos mismos ni al arte”.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.