Si vives en Londres, puedes 'alquilar' un corgi para ver la nueva temporada de 'The Crown'

Una empresa celebra el estreno de los nuevos episodios de 'The Crown' con un servicio de préstamo de estos perros, los favoritos de Isabel II.

Etiquetas:

Según una leyenda muy popular en el Reino Unido, la Corona británica caerá el día que los cuervos abandonen la Torre de Londres. Más seguro es pronosticar que Isabel II habrá dejado este mundo el día que no haya corgis en el palacio de Buckingham.

El corgi (en galés “perrito”) es la raza canina preferida de la reina y podríamos decir que “su animal espiritual”. Isabel II los adora, y lleva criándolos desde que era solo princesa. Por eso, y coincidiendo con el estreno de la segunda temporada de The Crown en Netflix, la compañía telefónica Three ha tenido la ocurrencia de ofrecer a sus fans un servicio de préstamo de corgis, “Borrow my corgi”, por el tiempo que dura un capítulo.

Basta enviar un email a borrowmycorgi@cowpr.com para recibir uno en casa y disfrutar en su compañía de la serie. Los únicos requisitos son residir en Londres y tratar bien al animal. Suponemos, eso sí, que no con tanto mimo como la monarca, que los alimenta con las mejores piezas de solomillo y les da scones recién hechos a la hora del té

Isabel II paseando sus corgi en el castillo de Windsor (1994).

En una ocasión, de hecho, Isabel II montó un verdadero escándalo cuando se enteró de que un empleado les había dado comida congelada. En Buckingham, duermen en su propia habitación, la Corgi Room, y, cuando mueren, descansan en un cementerio que hay reservado para ellos en Balmoral. Tan consentidos los tiene, que se les permite que hagan sus necesidades en cualquier rincón, para desesperación, claro está, de los empleados de la familia real.

Una advertencia: muerden. A la propia reina y a gente como al relojero real, a un policía, o a un cartero. Tal vez sea más seguro acompañar The Crown con una simple copa de ginebra, otra de las instituciones sagradas en Buckingham.

*Artículo publicado originalmente en Vanity Fair España.