Ronan Farrow, el irónico periodista que destapó los escándalos sexuales en Hollywood

Quien ha luchado para descubrir a Harvey Weinstein es hijo —y cuñado— de Woody Allen y pese a la amistad de su padre con el productor, es un activista imparable.

Etiquetas:

Ese refrán de “cría cuervos y te sacarán los ojos” puede aplicarse a la perfección a la historia de Ronan Farrow, hijo de Woody Allen y Mia Farrow. Al lastimar a su madre casándose con su hermana adoptiva, Soon-Yi Previn, Allen solo alimentó a ese activista que Ronan llevaba dentro.

Nació en 1987 y está a punto de cumplir 30 años. Una vida muy corta si se sabe que en su trayectoria ha sido abogado, periodista y asesor de Barack Obama. Ahora, el tema que ocupa más su mente es el activismo social, investigar para denunciar los casos de abuso sexual en la industria del cine.

En octubre de 2017, The New Yorker publicó un largo artículo de investigación de Farrow. Este contenía información tan delicada que era muy difícil que viera la luz: ponía como abusador sexual a Harvey Weinstein, dueño de Miramax, una de las casas productoras más poderosas de Hollywood. 

Una vida de servicio.
A diferencia de lo que se puede pensar de qué hace un hijo de famosos, Ronan no se decidió por el cine y la actuación, tampoco a vivir de los millones de sus padres. Estudió Derecho en la Universidad de Yale y ha dedicado su trabajo, en su mayoría, a causas benéficas.

Fue portavoz de UNICEF para la Juventud de 2001 a 2009. Su área de trabajo fue defender a los niños y las mujeres de Sudán. Al terminar esta labor, se unió al gobierno de Obama como Asesor Especial para Asuntos Humanitarios y se empleó en una ONG en la Oficina del Representante Especial para Afganistán y Pakistán.

Con toda esa experiencia, Farrow comenzó a escribir ensayos y artículos de opinión en medios tan prestigiados como The Guardian, Foreign Policy, The Atlantic, The Wall Street Journal o Los Angeles Times. Esto lo llevó a trabajar como corresponsal investigador de NBC News.

Ya con una amplia experiencia en medios y servicio púbico, Farrow actualmente encabeza la serie de investigación, Undercover with Ronan Farrow, en Today Show de la cadena NBC. Sus temas evaden cualquier nota banal del día, por el contrario, el intenta dar voz a historias poco escuchadas como: derechos laborales, problemas de salud mental y agresiones sexuales. Este último, el tema que lo ha catapultado. 

El cuervo que saca ojos.
Ahora, el hijo de Woody Allen, es implacable. Su formación de abogado, su experiencia en el gobierno y en los medios de comunicación se sumaron al coraje. Ronan Farrow ha tomado el papel de vengador de los abusos sexuales, empezando porque Dylan, su hermana mayor biológica, dijo haber sufrido estos cuando tenía apenas siete años y convivían con el cineasta.

Y ha salido de los medios para hacer activismo en la calle. Fue él quien escribió la carta que pedía el boicot de actores, actrices y cineastas a las películas de su padre; esto en pleno estreno de Cafe Society en el festival de Cannes.

El impacto apellidado Farrow ha tenido un alcance insospechado. No solo hizo caer al hombre que relazó la carrera de su padre, sino que destapó la cloaca de los abusos sexuales en Hollywood. Y esto no parece tener fin.

Y aunque Mia Farrow una vez alegó que Allen no era el verdadero padre de Ronan, sino Frank Sinatra, quien lo vio crecer fue el director. En estos momentos, el criar un cuervo pudo salir caro para Woody Allen, pero benéfico y necesario para el mundo.