Luis Miguel vuelve al Auditorio Nacional con gira mundial

Su recién lanzado álbum ranchero '¡México por siempre!' manda señales positivas de un regreso afortunado. Pero, ¿se reconciliará el Sol con el recinto que fue centro de sus polémicas?

Etiquetas:

Regresemos a 2015, justo una (fría, suponemos) noche de noviembre en la CDMX. Luis Miguel se retiraba titubeante del escenario del Auditorio Nacional en medio de la exclamación del público. No podía más; después de intentar cantar en dos ocasiones, las fuerzas lo abandonaron y la velada musical que se auguraba inolvidable, vaya que acabó siéndolo, porque duró apenas 15 minutos. ¿Se tambaleaba el romance del artista con el público? La decepción y la incertidumbre de sus seguidores era evidente. Fueron meses complicados, entre demandas, fotos en las redes sociales donde el ídolo se mostraba descuidado y, claro, las aves de rapiña revoloteando alrededor de “El sol” ( y sin miedo a quemarse).

Siete años tuvieron que pasar para que el artista resucitara discográficamente hablando y su próximo regreso a los escenarios va a lo grande. El cantante ha anunciado que arrancará su gira mundial México por siempre en 2018. Será precisamente en el Auditorio Nacional donde el 21, 22 y 23 de febrero Luis Miguel regrese para reconciliarse con el recinto que hace un par de años atestiguó una serie de recitales cancelados abruptamente.

Parece que la tormenta pasó. Pues junto con la gira, y el cantante decidió apostar por un lanzamiento un tanto inesperado, un disco de música ranchera, tendencia que hoy en día no es la más popular en México. Tanto que en 2016 la categoría al respecto en los Grammy Latinos estuvo desierta al no existir suficientes producciones realizadas para llenar las ternas. Con un Alejandro Fernández avocado más bien al pop, un Vicente retirado prácticamente de los escenarios, Lila Downs con una visión más intelectualizada del género y la ausencia de figuras emblemáticas, Luis Miguel se atreve con un tributo a México, sus canciones y su música

¿Sale bien librado? Después de una escucha completa de las 14 canciones que el álbum, lo primero que destaca es que su voz se mantiene en gran forma y eso seguro lo agradecerán sus fans y le provocará ronchas a sus detractores. El cantante se da el lujo de mostrar incluso nuevas inflexiones vocales y tonos más graves, necesarios para el espíritu ranchero del disco. ¡México por Siempre! El título lo dice todo, se trata de una gran fiesta de celebración de la cuál el sencillo La Fiesta del Mariachi y Llamarada ya fueron un adelanto y su preventa según números de su disquera ha sido un éxito en México, España, Estados Unidos y parte de Latinoamérica.
 

Escuchamos el disco y entre los temas destacan los buenos arreglos de cuerdas en No discutamos (que según una encuesta que se hizo entre los fans podría ser el segundo sencillo, sin que esto esté confirmado), su versión de Serenata Huasteca de José Alfredo y Deja que salga la luna, canción que popularizara Pedro Infante

Parece que el cantante, que compartió recientemente en su Instagram algunos detalles de la grabación en San Miguel de Allende de su nuevo video (del mencionado primer sencillo), resurgirá de las cenizas con este disco, ya que si le sumamos la biopic de su vida que en estos momentos está en producción (y de la que ya dimos una cobertura exclusiva), igualmente representa una inyección de adrenalina para su carrera. 
 

 

Detrás de Cámaras “La Fiesta del Mariachi” #BTS (3/4)

Una publicación compartida de Luis Miguel (@lmxlm) el

Y no, sinceramente no esperábamos ver a un Luis Miguel que revolucionara el mundo del pop o de la misma música ranchera. El cantante lleva años instalado en el confort de lo tradicional y tampoco sus millones de fans parecen muy interesados en que su ídolo se vuelque a la vanguardia. El disco transita en la corrección musical, en los arreglos suntuosos de cuerdas y en un acompañamiento impecable a cargo del Mariachi Vargas de Tecatitlán, pero su aportación a la discografía del artista es meramente anecdótica: es un disco nuevo de Luis Miguel para Navidad (y no, no incluye ningún villancico, al parecer ya aprendió la lección) después de una sequita cabalística, un sentido abrazo a México de parte de uno de sus hijos pródigos (ok, nació en Puerto Rico, pero es más mexicano que Speedy González) y eso es todo. Eso sí, el factor nacionalista le otorga una ventaja que muchos quisieran, porque evidentemente no se trata de cualquier cantante del montón lanzando un disco ranchero en pleno 2017; se trata de uno de los artistas más populares del mundo hispanoparlante. Recordemos que en 2004, Luis Miguel lanzó México en la Piel, el disco que le representó grandes ventas e incluso lo hizo merecedor de un Grammy a mejor disco del género ranchero al año siguiente, por lo que la fórmula que alimenta la maquina de hits, parece estar más que probada con este lanzamiento…¿Decepcionará Luis Miguel con su nuevo disco? Quizás solo a quienes están esperando de antemano que los decepcione. Después de todo, “El sol” sale para todos, pero si tú quieres ponerte lentes oscuros lo puedes hacer.