¿Cómo han cambiado los superheroes?

Se estrena la secuela de 'Los Increíbles', una película que retrata cómo sería la vida de un superheroe en la vida real y lo mucho que han evolucionado o ¿involucionado? estos personajes.

Han pasado casi 14 años desde que Los Increíbles hiciera su aparición en la pantalla y, entonces, la vida de esta familia de superheroes nos dejó no solo con la curiosidad de qué pasará con el pequeño Jack-Jack y sus poderes, sino con una gran duda existencial: ¿Habría sido posible ver esta historia hace 90 años?

La respuesta es tan extensa como la historia que cuenta el paso de los superheroes por este mundo. Dejando de lado que los griegos, los chinos, los escandinavos, los mesoamericanos —y otras culturas que son tan milenarias como hartas de imaginación— tenían dioses que podrían ser equiparables a un superheroe, nos centraremos solo en aquellos que cumplen los estándares marcados por los estadounidenses, que son quienes los crearon

Un superheroe es un personaje de ficción cuyas características están sobre las del héroe clásico (un policía honesto no entra en esta definición, disculpen); generalmente tiene poderes sobrehumanos, aunque no necesariamente, y lleva una vida dentro de la ciencia ficción, donde todo, pero todo es posible. Estos seres surgieron a finales de los años 1930 en la industria del comic book estadounidense y a partir del papel se han colado en el cine y la televisión

Lo que vemos ahora en Los Increíbles es una evolución tal del personaje del superheroe que este ha involucionado. Es decir, que pasó der ser admirado y causar fascinación a ocasionar repudio y preferir que se quede desterrado con todo y sus superpoderes. 

Porque un superheroe salva vidas, ciudades, a la humanidad entera si quieren, pero dejan desastres a su paso similares a los de un tornado o un terremoto. Entonces, el manifiesto en Los Increíbles es “que vayan y destruyan las ciudades en otro planeta. Si quieren vivir en la sociedad moderna, deben hacerlo como la gente ordinaria”. Y en eso se basa la trama de una exitosa película, ¿cómo vive un superheroe destinado a ser gente común?

ROMPER EL MOLDE

Esta película, escrita y dirigida por Brad Bird, nos trae una historia donde existe una familia con poderes sobrehumanos. En Spiderman, Peter Parker tiene tíos, pero ellos no tienen poderes; en Superman, Clark Kent tiene novia, pero no se casa con ella ni tiene hijos, pasa lo mismo con Batman. El común denominador de estos es que son seres cuyas características los hacen solitarios y un tanto atormentados porque siempre deben elegir entre su poder sobrehumano que les permite salvar al mundo o el amor de una familia. 

Ahora, Bob y Helen Parr —anteriormente Mr. Increíble y Elastigirl— con sus tres hijos: Violeta, Dash y Jack-Jack rompen ese molde, porque son una familia muy humana y, a la vez, viven fuera del reflector, pero con ganas de volver a él. En esta época, lejos de idolatrar al poderoso, la gente cuestiona a los superhéroes y no los quiere más, por miedo a sus desastres y porque no están arraigados a las reglas de la sociedad moderna. 

A partir de Los Increíbles, pero también de otras películas infantiles, la figura del hombre musculoso que salva al mundo ha tomado formas más diversas. Aquí puede ser un ama de casa o un padre de familia con sobrepeso. Otro ejemplo es Wonder Woman, que de ser un papel de reparto ahora es una heroína protagonista; el Joker que hizo Heath Ledger ya no es el villano todopoderoso, sino tan humano que podría ser cualquier asesino serial de los que aparecen en las noticias.

Hablar de cómo los superheroes se han adaptado a la modernidad podría tomarnos años. Pero para ver cómo vivirían los superheroes en esta era, habrá que estar pendientes del estreno de Los Increíbles 2, que se espera para el 15 de junio de 2018