Lo bueno, lo chusco y lo fallido de los MTV Video Music Awards 2017

Para algunos fue una gran noche, para otros, una que ya desean olvidar.

Cada vez es más difícil lograr que una entrega de premios sea, sino entretenida, por lo menos llevadera. Lo irónico es que muchas veces no todo debe de ser excepcional para disfrutarse; lo desafortunado también tiene lo suyo y sentir pena ajena es parte del show. Eso sí, que tire la primera piedra aquel que no extrañe —ni un poquito— la chispa del escándalo. El beso de Britney-Madonna-Christina, Kanye West arruinando el momento de Taylor Swift, Miley Cyrus haciendo twerking, en fin, ¿qué nos ofrecieron este año los VMAs?

La anfitriona.

La noche de ayer resultó otro fiasco más en 2017 para Katy Perry. Si bien no todo fue catastrófico como su partido en Swish swish, dejó claro que la conducción y la comedia no son sus mejores jugadas. Aunque sus sketches hubieran estado mejor escritos (tal vez el “genio” detrás de ellos fue contratado por Taylor Swift), nadie imaginaba que solo era divertida en sus videoclips. Katy, ni la idea de irte al espacio y regresar, ni disfrazarte de Daenerys de The Game of Thrones nos causó gracia. ¿Y eso de revisar tu buzón de voz? ¿De verdad alguien lo hace? 

El veredicto del desempeño de Perry nos lo da la cara de Ellen DeGeneres.

El enigma del micrófono.
No se trató de una falla técnica sino de un error de cálculo ¿o no? Luego del discurso político de Paris Jackson, la actriz aparecía en el escenario central con un micrófono “bajito”. Fue la primera en agacharse para hablar, pero le siguieron varios. ¿La única que mantuvo la postura sin perder audio? La mismísima Wonder Woman (Gal Gadot), lo cual nos lleva a pensar que nadie necesitaba agacharse o jorobarse. 

La premier de Look What You Make Me Do.
Una venganza bien producida. Viendo el resultado, el común denominador con Formation de Beyoncé —que los teasers desataron— es una protagonista enojada, dura. La narrativa está plagada de otras referencias (le tocó hasta al pobre de Tom Hiddleston), llevándose un merecido reconocimiento al haber logrado involucrar en un solo video a todos los que se encargaron de marcarla en años pasados. Su era de badass ya comenzó, y para muestra basta ver cómo se mofa al final de ella misma, la difunta Taylor Swift

El performance de Lorde.
Mientras que a Ed Sheeran y a Shawn Mendes se les iba de repente la voz cuando interpretaban Shape of you y There’s nothing holding me back respectivamente, Lorde decidió olvidarse de que debía cantar y optó mejor por demostrar sus dotes coreográficos con tintes “björkinos”. Como bailar sin micrófono al ritmo de cualquier canción no cuenta como playback, el público se dejó envolver por sus saltos, mímica y cada movimiento que demostró que vive de acuerdo a la filosofía de “baila como si nadie te viera”. 

El cortón.
10 segundos pasaron cuando la producción decidió que tenían que cortar el acto de Julia Michaels. Aunque el público presente pudo seguir escuchándola, al resto del mundo le tocó una voz en off que avisaba lo que vendría al regresar del corte comercial. Aunque una leyenda notificaba también que se podía seguir viéndola en la web, esto fue percibido como una total falta de respeto. Fanáticos y hasta el mismo Adam Levine se pronunciaron en Twitter al respecto:

P!nk, un icono y mamá excepcional. 
Luego de recibir su Video Vanguard Award decidió aprovechar el espacio de agradecimiento para compartir un poderoso y conmovedor mensaje. A partir de una experiencia en la que su hija le decía: “Mamá, soy la niña más fea; me veo como niño con pelo largo”, la cantante recalcó los diferentes tipos de belleza que existen y, sobre todo, que no solo los convencionales triunfan. ¿Cómo se lo explicó? Gracias a una presentación en Power Point en la que incluyó casos de éxito de rockstars andróginos como Michael Jackson, David Bowie, Annie Lennox y Prince.
Si te lo perdiste, antes de verlo busca un pañuelo: 

El otro feud.
Puede que no sea tan sonado o jugoso como el de Tay Tay con Katy Perry, Kim Kardashian y Kanye West, pero el de las chicas de Fifth Harmony con su exintegrante Camila Cabello dio de qué hablar otra vez. Parece que la girl band no ha superado todavía su partida y la tiene muy presente… tanto que, aunque solo haya sido por unos breves segundos, “la incluyeron” al principio de su presentación para así, literal, mandarla a volar. 

La voz de la conciencia.
Ovación de pie por haberle dado un espacio a aquellos que quieren un mundo mejor. Mientras que Paris Jackson se promulgó en contra de los supermacistas blancos/nazis, en varios momentos el show difundió la existencia de la National Suicide Prevention Lifeline, culminando con unas palabras de Kesha y una actuación especial a cargo de Logic y Khalid, quienes cantaron 1-800-273-8255 (el número de ayuda de la organización). Por su parte, la madre de Heather Heyer (quien falleció en Charlottesville) presentó la fundación que lleva el nombre de su hija y que tiene como objetivo combatir el odio.