La Liga de la Justicia es una gran decepción en taquilla

Los 96 millones de dólares recaudados hasta ahora no han sido un buen comienzo para la película de superhéroes de Warner Bros.

Etiquetas:

Se esperaba que la Liga de la Justicia fuera la película del año para DC y Warner Bros., la culminación de una saga que comenzó con el Hombre de acero, de Zack Snyder. Reunió al equipo más entrañable de personajes de la casa de cómics en una película explosiva a la que acudiría un público de cierta edad y con la que las familias podrían entretener a los pequeños durante el Día de Acción de Gracias. Sin embargo, produjo casi 20 millones de dólares menos que lo que se esperaba en un fin de semana de estreno marcado por críticas negativas de todo tipo y un sospechoso retraso en la puntuación de Rotten Tomatoes.

Las ganancias brutas de la Liga de la Justicia fueron de 96 millones de dólares —70 millones menos que Batman vs. Superman; 37 millones menos que Escuadrón Suicida; 32 millones menos que El hombre de acero, y 7 millones menos que La Mujer Maravilla—. Incluso 12 millones menos, de acuerdo con Forbes, que Batman Forever, de 1995, si agregamos la inflación. Hay algunos factores que podrían explicar esto. Los problemas de producción de la película fueron ampliamente difundidos después de que el director Snyder abandonara el proyecto debido a una tragedia familiar. Joss Whedon intervino para tomar las riendas y concluir el filme y después nos enteramos de que había sido llamado incluso antes de que Snyder se fuera para ayudar a resolver ciertos problemas. Quizás a los leales fanáticos de Snyder no les entusiasmó la idea de ver una película suya que incluyera la participación de alguien más, o quizás a muchos les preocupó que la película fuera un Frankenstein resultado del trabajo de dos directores distintos.

Además estaba el hecho de que el trabajo de Whedon consistía principalmente en regrabaciones que eran mucho más largas y costosas de que suelen ser en películas de este tipo. Normalmente estas son procesos de limpieza en las que los actores vuelven para hacer escenas pequeñas y tomas faltantes, o para ayudar en cuestiones de continuidad. Las regrabaciones de la Liga de la Justicia, sin embargo, terminaron abarcando el 20 por ciento de la película. Se rumoraba que la primera edición de la película era imposible de ver. Se dijo que Whedon estaba filmando más chistes para aligerar el tono. El bigote de Henry Cavill tuvo que ser eliminado digitalmente. Las cosas no tienen buena pinta.

Warner Bros. hizo esfuerzos para evadir el drama detrás de cámaras. Después de que La Mujer Maravilla resultó ser el éxito de año, Diana Prince de pronto estuvo al frente y al centro de los promocionales. Las frases ingeniosas de Flash aparecieron en todos los trailers. En uno de ellos, Aquaman llama a Cyborg “mi hombre”. Semanas antes del estreno, el estudio lanzó un número inusitado de clips que se suponía que llamarían la atención de manera importante. Entonces, si las mejores partes pueden verse gratis en You Tube, ¿para qué gastar 79 pesos para ver el resto? Tal vez la Liga de la Justicia seguirá adelante y un mal fin de semana terminará convirtiéndose en un éxito. O quizás es un indicador de que la audiencia, aunque sigue acudiendo en masa a todas las nuevas películas de Marvel, no siente la misma lealtad hacia el Universo Extendido de DC. 

¿La buena noticia? Faltan menos de dos años para la segunda parte de La Mujer Maravilla.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.