Gael García y Diego Luna, su lucha contra la Ley de Seguridad Interna

Los Charolastras salieron a la calle para pedir al Senado que eche atrás la Ley de Seguridad Interna… y lo hicieron con una proyección de cine y un discurso necesario de escuchar.

Sin guaruras, en pleno Paseo de la Reforma y rodeados de gente. Ni el frío de la Ciudad de México detuvo a Diego Luna y Gael García la noche en que se proyectó el documental La libertad del diablo, de Everardo González. La idea fue reunir a la gente para ver una cinta sobre el miedo y violencia en México y que recuerda a un tema que preocupa mucho a una gran parte de la población: La ley de Seguridad Interior.

Desde que fue aprobada en la Cámara de Diputados, los actores y cineastas mexicanos Gael García y Diego Luna han estado muy activos en la lucha para impedir esta ley, la cual busca que el ejército tome las funciones de la policía federal y local. Como parte del colectivo #SeguridadsinGuerra (conformado por más de 250 organizaciones de la sociedad civil), la noche de este lunes se plantaron afuera del Senado para convocar a un diálogo.

El hecho de que nosotros estemos aquí reunidos en medio de sirenas, camiones, en este lugar emblemático de la Ciudad de México, en un momento muy particular en que se están discutiendo la Ley de Seguridad Interior. El hecho de que estemos aquí presentando y apoyando que se abra el debate, que se vuelva sofisticado, transversal, donde se amplíe la discusión y donde se lleve a cabo una regulación de la situación en la que estamos; para lograr una seguridad sin guerra, un momento en el que podamos estar tranquilos de que la sociedad civil y las instituciones hacen su labor y podemos confiar en ellos. Es lo que todos queremos, confiar en todos para poder seguir adelante”, expresó Gael García justo antes de presentar el documental. 

Diego Luna también dio un pequeño discurso donde apela a que no sean ignoradas las advertencias internacionales y las voces ciudadanas que no desean que se promulgue la ley: “Nuestras voces son lo de menos, hay muchísimas voces autorizadas —nacionales y extranjeras— que hay que escuchar, se han manifestado en contra del contenido de esta ley. Parece que no nos quieren escuchar. Un país sano es donde las voces que están en contra se escuchan, donde los argumentos se debaten, y aquí el debate es una simulación”. 

Charolastras en problemas
Por medio de Ambulante, su organización de cine documental, estos dos actores han llevado su mensaje de oposición a la ley de forma pacífica, pero por medio de las redes sociales, el tono de la discusión se ha tornado más fuerte.

El 6 de diciembre, por medio de Twitter, Gael García criticó al senador del PAN, Javier Lozano. El político pidió al alto comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Zeid Ra’ad Al Hussein, que revisaran bien la ley antes de hacer recomendaciones para echarla atrás. A esto, el actor le respondió con un tuit donde lo compara con Donald Trump.

Le dijo casi casi que se pusiera a trabajar en vez que querer hacer política —y polémica— por redes sociales: “Políticos que se quieren parecer a Trump por querer hacer política ante un tema complejo a puro tuitazo. Y por hablar pésimo inglés también. Y por tantas razones más. Entre ellas, lo que pretende discutir con @UNHumanRights”, escribió Bernal.

La discusión siguió cuando Lozano le dijo que le encantaban sus películas y que mejor se dedicara a eso. Gael le respondió, luego entró al quite Diego Luna y los fans, y entonces todo se tornó bastante divertido en contra del panista.

Para el domingo 10 de diciembre, durante una lectura del guion de su película Abel en la Cineteca Nacional, Diego Luna expresó que fuera de la absurda discusión en Twitter, lo relevante es que hay voces calificadas que se oponen a la ley y que los senadores no están escuchando. “Ojalá recuerden para quién trabajan… y no pasen la ley al aventón y en lo oscurito porque puede ser muy peligroso”.

Agregó que no le da miedo opinar así de este tema, porque “estamos acostumbrados a que no pase nada y es momento en que los ciudadanos tomemos el control de la realidad”, concluyó.