Frida Sofía: de la esperanza a la controversia en medio de la crisis

En el único colegio que colapsó en Ciudad de México, luego de 48 horas, la solidaridad, fe y fuerza civil se ven inmersos en la confusión ante el supuesto rescate de la inexistente Frida Sofía.

Fue uno de los lugares en los que rápidamente se concentraron ciudadanos y autoridades. El impacto del sismo aún era difícil de esbozar, pero se supo que un colegio privado al sur de la capital había colapsado y que lo peor que se puede temer ante un terremoto había ocurrido: estudiantes menores de edad y algunos profesores no lograron escapar.

La escuela Enrique Rebsámen, que albergaba cerca de 400 alumnos de preescolar y nivel básico, fue la única de la Ciudad de México que se vino abajo, según informó el Secretario de Educación Aurelio Nuño. “Esta escuela es la única que está colapsada y donde desafortunadamente hemos tenido pérdida de vidas”, dijo a su llegada a la zona del desastre, donde habían perecido 25 personas y solo se habían logrado rescatar a 11. Eran suficientes para mantener viva la esperanza, la cual se incrementó cuando en medio de la crisis y casi 24 horas después del desplome de la escuela, Televisa informó que los rescatistas habían hallado entre los escombros con vida a una niña de 12 años. ¿Su nombre? Frida Sofía, cuyo supuesto rescate se volvió una vorágine mediática por casi 48 horas.

Televisa hizo un gran despliegue: la reportera Danielle Dithurbide permaneció en el sitio informando a cada instante, otros presentadores titulares de la cadena como Joaquín López Dóriga y Carlos Loret de Mola acudieron también. Otros medios, incluido Vanity Fair, dieron seguimiento al suceso e informaban de cualquier avance en las labores de rescate.

A las inmediaciones del inmueble llegó el presidente y el secretario de Educación Pública Aurelio Nuño Mayer, que inicialmente confirmó la supuesta existencia de la niña e incluso hizo un llamado para tratar de localizar a los padres o familiares, pues nadie reclamaba a la pequeña que se suponía llevaba más de 30 horas bajo los escombros.

El nombre nombre derivó en el hashtag #FuerzaFrida. Incluso se dijo que había sido localizada gracias a uno de esos binomios maravilla, las duplas integradas por algún miembro del ejército y perros entrenados. La esperanza adquirió nombre y apellido, elementos que resultaron invalidables. Con protagonistas y personajes secundarios, como otros supuestos niños que estaban junto a Frida Sofía.

Sin embargo, luego de 48 horas de una supuesta operación de emergencia que implicó movilización de cuerpos de rescate, Enrique Sarmiento Beltrán, subsecretario de Marina, puso punto final al caso de Frida al negar rotundamente la existencia de este personaje. "Nosotros nunca tuvimos conocimiento de esta versión y no creemos, estamos seguros, de que no fue una realidad, puesto que, repito, se corroboró con la Secretaría de Educación Pública, la delegación y con la escuela", dijo el oficial a los medios la tarde del jueves sin contestar preguntas de los reporteros.

La contundente declaración culminó con la historia que miles de mexicanos habían seguido en medio de la crisis. La opinión pública cuestionó de forma inmediata a la cadena Televisa y a Dithurbide, la reportera de esta televisora que permaneció en el sitio y que se convirtió en rostro de esta historia junto a colegas que acudieron al sitio como Paola Roja y Karla Iberia Sánchez.

Desde el estudio, Loret de Mola y Denisse Maerker reaccionaron y justificaron la intensa labor informativa sobre el caso. "La información que hemos dado a conocer se basó exclusivamente en fuentes oficiales", expresó Maerker. "Toda la información fue entregada a nosotros por el mando en turno de la Marina", agregó Loret de Mola. "Sorprende este cambio radical en la versión que ha estado dando la SEMAR. Por tanto, exigimos el porqué del cambio en la versión de la marina. Estamos indignados", expresaron.

Por su parte, Carmen Aristegui, que en su noticiario en línea mantuvo distancia con esa cobertura, ya horas antes había presentado testimonios de un par de madres de familia negaban rotundamente la existencia de una niña y calificaron todo de una "pantomima".

"¿Quién le quiso ver la cara de estúpido al pueblo de mexicano", cuestionó Aristegui. La periodista, una de las más duras críticas de la administración de Peña Nieto, señaló que el suceso ponía en un "serio aprieto" al Gobierno. "¿Cómo va a explicar el Gobierno esto?... ¿Quién armó esta obra de teatro encima de los escombros? ¿Quién quería armar esta telenovela?", reflexionaba.

Hasta el momento, ni el presidente ni el titular de la SEP han hecho alguna declaración sobre el caso de Frida Sofía.

peña nieto recorrido sismo