Aparentemente el divorcio de Harvey Weinstein y Georgina Chapman costará mucho más de lo esperado

Se espera que la pareja presente la petición de divorcio en breve.

El segundo hombre más odiado de Estados Unidos, Harvey Weinstein, y su futura exesposa, Georgina Chapman, han llegado a un acuerdo de divorcio, de acuerdo con una fuente omnisciente de Page Six. Un informante anónimo dijo que la pareja firmó un acuerdo antes de Año Nuevo, por una cantidad de oscila entre los 15 y los 20 millones de dólares. (Vanity Fair ha pedido comentarios a los representantes de Champan. El portavoz de Weinstein se rehusó a comentar al respecto.)

La cantidad es mayor a la esperada. El cálculo de la cifra, con base en el acuerdo prenupcial, se había hecho recientemente gracias a TMZ. Aunque ninguno de los dos lo confirmó nunca, se incluía un pago de 400,000 dólares por año, más 4 millones de manutención conyugal, una “asignación para la vivienda” y “bonificaciones” anuales, los cuales aumentaron cuando la pareja cumplió 10 años de matrimonio. En total, la cifra ascendía a los 11.75 millones, según las fuentes.

Se espera que la pareja presente la petición de divorcio en breve, aunque Page Six dio a conocer que las negociaciones estuvieron “cerca de colapsar”. Si esto hubiera ocurrido, el asunto hubiera tenido que llevarse a la corte, lo que lo habría convertido en lo que técnicamente es conocido como “shit show” [espectáculo de mierda] en el negocio. La naturaleza reservada del divorcio es típica de los casos de alto perfil como éste. Laura Wasser, abogada especialista en divorcios, quien ha trabajado para Johnny Depp y Angelina Jolie, entre otras estrellas, le explicó hace poco a Julie Miller, de Vanity Fair, que muchos clientes famosos negocian el divorcio antes de presentarlo, para “no tener que llevar a cabo todas las negociaciones del acuerdo bajo el microscopio”.

Mientras tanto, en Scottsdale, Arizona, un tipo llamado Steve abofeteó a Weinstein dos veces. TMZ reveló las fotos tomadas por un amigo de Steve el martes por la noche. Estas mostraban al hombre atacando a Weinstein y volteándole la cara, mientras el desgraciado magnate cinematográfico y su sponsor se retiraban de cenar en el Sanctuary Camelback Mountain Resort. Weinstein se veía aturdido e incapaz de reaccionar tras notar que una cámara apuntaba hacia él.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.