"Tú no estabas allí": la tensa conversación de Dustin Hoffman sobre acoso

Anoche el actor participó en un debate cinematográfico en el que se le preguntó por las acusaciones que ha recibido de acoso. Él se defendió dando lugar a una discusión con John Oliver.

Anoche se celebró en Nueva York un evento para conmemorar el 20 aniversario de Escándalo en la Casa Blanca. Antes de la proyección de la película tuvo lugar un debate, moderado por el presentador John Oliver, en el que participaba Dustin Hoffman, el actor protagonista de la cinta. Y lo que parecía ir a ser una conversación apacible y aséptica previa a la proyección generó una situación más que incómoda cuando Oliver trajo a colación el tema de los abusos sexuales.

Hoffman fue acusado, el pasado 1 de noviembre, por Anna Graham Hunter, ayudante de producción, de haberla acosado sexualmente durante el rodaje de la adaptación televisiva de Muerte de un viajante, que tuvo lugar en 1985.

Cuando John Oliver introdujo el tema, el actor comenzó la conversación al respecto disculpándose, pero incluyendo y señalando como palabra indispensable de su disculpa un “si” (“lo siento ‘si’ lo he hecho”) para después añadir que: “No conozco a esa mujer, nunca la he conocido, si la he visto alguna vez, fue rodeado de gente”.

A Oliver esta disculpa le pareció insuficiente: “Es la clase de respuesta que me enfada. Si no muestras ninguna prueba que demuestre que no ha pasado, hubo un periodo de tiempo donde fuiste un asqueroso con las mujeres. Parece que escurres el bulto al decir “no era yo”. ¿Entiendes por qué da esa sensación?”.

Ante la respuesta de Oliver, Hoffman contraatacó afirmando sentirse expuesto, ya que ni el presentador ni la organización le avisaron de que iban a tratar ese tema. Oliver intentó varias veces cambiar de conversación, pero Hoffman, no contento con cómo había quedado el tema, insistió:
¿Tú crees lo que has leído?
Sí, porque no hay motivo para mentir.

Bueno, tampoco hay motivo para no haberlo dicho en 40 años.
“Oh, Dustin”, zanjó Oliver frustrado ante la incapacidad del actor para entender por qué una mujer puede sentirse presionada para callar haber sufrido una agresión sexual y cómo la oleada de denuncias está sirviendo para que muchas que han callado se decidan a hablar.

En ese momento, Jane Rosenthal, productora de Escándalo en la Casa Blanca, presente en el debate, decidió templar los ánimos y mediar por Dustin, pero no lo consiguió: “También hay que tener en cuenta cómo trabajaban los hombres y las mujeres [en el pasado]; estás en un supuesto de entonces, esto es ahora. ¿Cómo puede marcar esto la diferencia? Esta conversación no hace ningún bien. Tenemos un altavoz aquí. ¿Cómo conseguimos que el asunto avance?”.

Oliver entonces se vio obligado a justificarse: “Esto no es divertido para mí. Hay un elefante en la habitación porque en este caso concreto, no se ha tenido una conversación al respecto”, a lo que Rosenthal se excusó refiriéndose a la película: “No la produjo Weinstein, ni Miramax… Kevin Spacey no actuaba en ella. Miremos a los verdaderos criminales sexuales”. Oliver replicó: “Es un listón muy bajo”.

Hoffman recordó entonces que él hizo Tootsie y que si no hubiera tenido un gran respeto a las mujeres, no lo habría hecho. Además, añadió algo que ya ha comentado en otras ocasiones: que la película le sirvió para entender, al ponerse en la piel de una mujer, cómo muchas mujeres eran anuladas por no resultar atractivas a los hombres.

Oliver se volvió a explicar: “Lo fácil para mí habría sido no traer nada de esto a colación. Desgraciadamente eso luego me hace odiarme a mí mismo cuando llego a mi casa. (…) Nadie se enfrenta a los hombres poderosos”. Entonces Hoffman preguntó: “¿Yo soy el hombre poderoso?”.

Oliver mantuvo su actitud escéptica con el actor que terminó la conversación refiriéndose de nuevo al rodaje de la tvmovie de Muerte de un viajante: “Tú no estabas allí”. “Me alegro”, zanjó Oliver.

*Artículo publicado originalmente en Vanity Fair España.